30 mayo 2013

Valiente


Se te queda cara de acelga. ¿Han visto ustedes Cara de Acelga? Sí, es una película, de José Sacristán, el mejor actor vivo de por aquí. Trata de un vagabundo –aunque no hace falta serlo para soñar eso o soñar con tener el coraje suficiente- que espera en algún lugar a que alguien lo lleve a alguna parte. Lleva muy poco encima. Como un caracol, lleva la casa a cuestas. Es la estrategia del caracol. ¿Han visto ustedes La Estrategia del Caracol? Sí, también es una película, una preciosa película en la que se cuenta una historia que trata sobre los efectos reales de la codicia en las vidas de las personas que al menos desde el punto de vista material tienen pocas aspiraciones. Su casero aspira a más y ellos y ellas se llevan la casa a otra parte. Como los caracoles, que los hay a cientos, a miles estos días a nada que acerques el hocico a los hierbines, a los descampados del extrarradio, a los muros que marcan las lindes de los campos. ¿En qué piensa un caracol que acaba en un plato de acelga de un hospital público? Eso sí que es periodismo de investigación: hacer hablar a ese chavalote. ¿Tenía una estrategia o fue una pura casualidad?, ¿trazó un plan, de dónde venía? Y lo más importante, ¿por qué? Esa es la clave casi siempre de un hecho: el por qué se hacen o se dejan de hacer las cosas. En la película, el vecindario lograba que un elenco coral se convirtiera en un único caracol gigante ante la injusticia. Aquí lo mismo es al revés, aquí lo mismo ha tenido que ser el caracol el que tomara la delantera y con su valiente ejemplo lograr de una vez que muchísimos más se unan ante la injusta vergüenza de estos meses de comida privatizada. Lástima que el PSN sea más lento que los caracoles de verdad y ni ellos sepan su estrategia. ¿Cómo no se nos va a quedar cara de acelga?

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Comentan que aparte de la subvención p'a cubatas, en el congreso van a poner las tapas los de Mediterranea.
Salud

4:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home