13 diciembre 2007

El sol

Conocí al en todos los sentidos gran Rudy Goroskieta hace miles de años. Fue en un bar al lado del Garés, donde habíamos ido a escuchar a Los Suaves y a observar esos momentos impagables en los que la primera fila al completo se ponía el DNI en los dientes para vacilar al Yosi, del que se decía que había sido policía nacional, mientras éste cantaba aquello de me he quedado sin trabajo/ me han quitado a mi mujer/ mi amante no me hace caso/ todo me sale al revés. Yo, como otros miles, llevaba años escuchando el programa radiofónico de Rudy y cuando nos presentó un amigo común certifiqué eso de que el 99,99% de los heavys son buena gente. En el caso de Rudy, además, era un excelente locutor musical, que a lo largo de los últimos 20 años ha llenado miles de horas con toda clase de música sin prejuicio alguno y que se ha convertido en uno de los principales impulsores –sino el principal- de eso tan poco valorado en esta tierra de chaquetica de perlé: el rock&roll. Hace unos meses alguna mente preclara de la emisora en la que trabajaba eliminó el programa de Rudy, para dar paso a música enlatada que llega desde Madrid y de la que ya se imaginan el alto nivel de azúcar que posee. Reubicaron a Rudy para hacer sólo cuñas de publicidad y ruedas de prensa, que es como tener a Arguiñano sólo para cortar el pan. Y el otro día me dijo mi rival que le escuchó despedirse del todo, con lo cual hasta nuevo aviso sus fans no tendremos dónde escucharle. Intuyo que a Rudy no le hará mucha gracia leerse aquí, pero majo, que no me podía aguantar, lo siento, que estoy hasta los pelos de tecnócratas, burócratas y algunos directivos de mierda sin el talento necesario para valorar el talento y la historia ajenas. Pero bueno, ya cantaba Leño que puede salir el sol. A ver si no tarda.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Una de las grandes cualidades que Rudy poseía (y posee) es que siempre ha apoyado a los grupos pequeñitos, jovenes grupos locales que estaban empezando dándoles la oportunidad de expresarse desde la pecera de las ondas, de escuchar los temas de su recién tostada "maketa", logrando así bocanadas de ilusión es sus proyectos musicales. Yo tuve la suerte de vivir todo esto pero,... ¿Y ahora? ¿Quién va a apoyar a los que vienen detrás?

IKER

¡Un abrazo!

6:02 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me alegro especialmente de tu articulo de hoy porque eso mismo que comentas lo hemos hablado mil veces en la oficina en la que curro. Las mañanas al son de David de Maria, La Quinta Estacion y demas fauna van a acabar con mi salud mental...

Y al margen de esto, sigue asi Jorge, hay dias que me parece que me lees la mente y me quitas las ideas! jaja

Un saludo

Aritz

10:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home