07 junio 2006

¡Joder, Boti!

¡Joder, Boti, que esto no se hace! Mira que ya tenía escrito el artículo hablando de Irujo y de Aimar- de los dos bien- y poniendo precisamente a tu periódico –que no a ti, te lo prometo- un poco a caldo –tampoco mucho, más como excusa para hablar de la final- por poner que “Irujo no hizo sino confirmar los pronósticos”, como si los pronósticos fueran sencillos de confirmar, y vas tú y te cruzas en el ancho. ¡Joder, Boti! ¿Le puedo decir al juez de silla que repita? Creo que en este caso la cátedra está conmigo y pide que se repita, si es que se veía desde el nueve que no era tu momento, Boti. Ya me dirás si tiene sentido que te cruces justo ahora, cuando todavía huele en el Atano el plástico quemado de los tacos y aún están en las paredes los esparadrapos y la resina y en tus dedos se ven los restos de la tinta que tanto quisiste y tan bien, pero tan bien, usaste. Como aquella vez que sentados a la barra del Tenis me dijiste que los buenos artículos siempre había que empezarlos con la e y te creí –porque era imposible no creerte- y al día siguiente te leo y empezabas con la n. Pues no, no es momento. No es momento de que la gente como tú, como Iturri, la buena gente de verdad, escriba donde escriba, deje la redacción y se vaya a buscar linotipias a otros sitios y los demás no podamos leer vuestra orfebrería y los partidos de pelota se tengan que limitar entonces a los parciales y a los kilómetros por hora del saque. Ni es momento de que nos dejes de hacer fácil el trabajo cuando nos convocabas a los medios en el Tenis, ni de que se pierda otro ejemplo más de un periodismo que desaparece. No era el día, Boti, no era, aunque eligieras justo las horas después a la final, con el trabajo hecho y la hoja entregada, con una honestidad que acongoja. ¡Joder, Boti!

5 Comments:

Anonymous Koldo Aldaz said...

Su mirada inteligente y cariñosa, su tranquilidad y paciencia... lo echaremos de menos.
Una imagen, la suya, muy difícil de olvidar... Nos vemos, Javier.
Koldo

10:13 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me tocó conocerte y respetarte, me tocó leerte y envidiar tus años de confianza y de buen hacer. Me tocó competir, pero también departir contigo. Fueron pocas veces, pero mucha admiración. Javier (no había tanta confianza aunque tú la dieras toda), se te echará de menos en el frontón, en el tenis y el escrito, pero más en todo lo demás

12:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola
Soy German, sobrino de Javier. Gracias Jorge , la familia se ha vuelto a emocionar.
Nos va a costar recuperar la normalidad pero darnos cuenta de lo que querido que era el tío, ayuda mucho, la verdad.
Un fuerte abrazo
German

4:52 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Aupa Germán, un abrazo y ánimo.

5:26 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Bien, Jorge, bien. Valorar a la persona por encima de donde escriba o deje de escribir dice mucho de ti. Y animo a la familia del Boti

6:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home