30 septiembre 2006


Carteles

En esta tierra tiene que ser un chollo ser fabricante de carteles, rótulos y demás. Aquí cada pocos años llega alguien nuevo, se saca el compás, traza zonas vascófonas, mixtas y no vascófonas y le llama al fabricante y le dice: “Manolo, prepárate que te van a caer 100.000 carteles”. Hay veces en las que incluso, como ha sido el caso, no hace falta que llegue nadie nuevo, sino que los que están una mañana se levantan más vascófonos y deciden que lo que antes estaba sólo en castellano en las carreteras ahora esté en castellano y en euskera. Si se levanta castellano perdido tres meses después entonces a Manolo se le hace el culo gaseosa e imprime otro saco de carteles, carteles que invariablemente serán tachados por el lerdo de turno, da igual que estén sólo en castellano o en bilingüe. Es casi lo de menos que unos digan que hay sentencias de por medio que obligan a poner dos nombres para una misma cosa (es famoso el chiste del sevillano que aparca el coche una noche de San Fermín y, al día siguiente, no lo encuentra y le preguntan: “¿Usted en qué calle aparcó”. Y contesta: “En la calle kalea”), mientras otros aseguran que no, que no hay ninguna sentencia que les obliga, porque lo importante es que a unos lo que les va es ziriquiar y, a los otros, resistirse. Supongo que ustedes serán o vascófonos o castellanos o mixtos, vamos, diversos, como esta tierra nuestra, tierra de carteles. Yo, en estos temas, siempre he preferido de toda la vida de Dios ser el que fabrica los carteles, ya que, mientras no me pierda –y no me pierdo porque o me llevan o voy en autobús-, me importa bien poco en qué dichoso idioma está el cartel, si lleva b o v y esas cosas. Y eso que sé que los idiomas son importantes. Si año tras año no jugarán a la política con ellos.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

A mi sí que me importa en qué idioma está el cartel. En euskera ocupa más y encima lo suelen poner en cursiva, que todavía se lleva más espacio. Viva el euskera y los barrios de Pmaplona. Fdo.: el rotulista

5:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home