27 septiembre 2006


¿Ya?

Henos aquí los de Pravia. Hay pereza, no crean, que no soy de ésos que le pasan la mano por el lomo a los lectores y les dicen que qué ganas tenían de volver a verlos y lo largo que se les ha hecho y todo eso. ¡Leches!, bien corto que es el verano –y más desde que agosto lo han pasao al otoño- y bien contento que estaba sin poner un solo dedo encima de una sola tecla, así, mirando las lontananzas. Que luego estaré a gusto, vamos, seguro, hasta feliz, pero de ahí a tener mono, quita, quita. Bien, dicho esto, un placer de nuevo. Como es de rigor, advertiré que estaremos por aquí de miércoles a domingo, inclusivemente, y que, salvo excepciones, esto lo mismo será mi opinión que nada más lejos de la realidad propia mía, si la tuviere. Además de todo ello y de que trataremos de ser corteses y descorteses con quien nos parezca merecerlo, volvemos a mencionar el apartado de debajo de estas humildes letras donde se indica una dirección de internet. Sí, es un blog. Ahí iremos –parezco Indurain- colgando estos artículos y cualquier comentario que ustedes tengan a bien dejar, ora en el blog ora en el mail que hay donde mi perfil, que es mi mail y punto pelota. Ya saben, sugerencias, comentarios, quejas y así. Sí, ya sé que esto lo expliqué el año pasado, pero es que hay lectores que seguro que no habían nacido el año pasado y tienen tanto derecho como ustedes a formarse como personas, humanas por supuesto. El blog sigue siendo tan feo estéticamente como el año pasado y así seguirá, que a los hijos se les quiere como son. Aprovecho para pedir disculpas por adelantado y así no las tengo que pedir después, que es un tostón. Aprovecho también para decirle a La Eugenia que todo lo que escriba y haya escrito va por ti, con mi eterna admiración. Ponte buena. Amos pallá.


5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Yuuuuupiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!

3:39 p. m.  
Anonymous el usuario cualesquiera said...

yuhu!!

4:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Mira, en lo del otoño suave que pasamos en agosto te doy la razón, pero... decir que no tenías mono de poner patas arriba a todo bicho viviente... amossss, hasta ahí podíamos llegar! Que sepas que no me da ninguna pena que se terminen tus vacaciones, es mas, me alegro -así es la vida, chico- que ya tenía yo ganas de empezar a leer el periódico por atrás de nuevo, que ni comparar tu A la Contra con el Mundo Solidario, que está bien, pero no es para reirse ni para sonreir y se me estaban empezando a enquilosar las comisuras de los labios ya. Lo dicho. Valor y al toro.

10:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Arranca maestro

12:13 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Bien nagore bien. Tú sigues. Van Morrison engorda y canta. Pamplona es una zanja... Ya sabes.
Salud, amiguito.

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home