04 octubre 2006


¡Guapa!
Ya era hora de que la Mancomunidad hiciera algo serio, riguroso y justo para que los que somos flacos y además pagamos en la villavesa el billete completo -las casi 150 pesetas que cuesta si no tienes ni quieres tener tarjeta- nos sintiéramos protegidos del acoso al que nos somete la gleba, el populacho, que no sólo sube ella con su prominente barriga post-parto, sino que además sube al fruto del parto, que encima no paga, la criatura, y la silleta, que más parece una cuadriga. Ya era hora. ¡Vamos, ahora a por los gordos! Y luego a por los que tienen la napia grande, que cortan el paso. Y a por los de las mochilas -esto lo dice también El Mundo -. Sólo debemos quedar nosotros, los escurridos, que cabemos muchos. Y si encima pagamos el billete entero, como buenos contribuyentes, pues mejor, más pasta. Más opciones habrá así de rediseñar por sexta vez los contenedores. Las madres se quejan porque ven injusto que en momentos de apreturas el conductor les pueda obligar a plegar la silleta porque así tendrán que coger al niño en brazos. Dicen que si hay frenazos puede haber peligro para los niños. ¿Qué dicen ustedes, señoras? ¡Las villavesas no frenan! Se paran, reducen, pero frenar, ¡jamás! Y en el hipotético caso de que algún día suceda, no se preocupe, señora madre, capturaremos a su hijo con nuestros fornidos brazos fruto de miles de horas agarrados a la barra del bus con un solo pie apoyado y el bolso de una vieja -así dicho, sin metáforas- metido en el bazo mientras le aspiras el olor de la laca. Y luego esa libertad individual que se le da al conductor para obligar a plegar la silleta me encanta. Ese "lo dejo a tu libre albedrío y obligues o no obligues a plegar se te echará medio autobús encima". ¡Esa Mancomunidad, esa limpieza étnica! ¡Guapa!

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Totalmente de acuerdo. Con frecuencia, los que mandan, toman decisiones incomprensibles. ¿Pero qué podían esperar?.

No obstante lo dicho, y en este caso concreto,el responsable Sr. IBERO, ha sabido y querido rectificar con mucha rapidez. Para mi, esta rectificación repone al Sr. IBERO en la posición previa al incidente, pues lo grave, pero frecuente, hubiera sido "SOSTENERLA Y NO ENMENDARLA".

8:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home