01 octubre 2006


Vamos a la calle

Caído en el suelo de una calle de Viena, sujetando el micro, el periodista implora con voz aflautada: “¡Pero si estamos en la calle. Llama a la policía!”. El periodista, como está en la calle y la ley en España dice que se puede grabar en la calle, se agarra a la ley, así lo que grabe sea a Natascha Kampusch y su familia o al hermano de Isabel Pantoja con una kurda del tres meando las ruedas de los coches, imágenes tomadas y emitidas exclusivamente para joder a su hermana, ya que él jamás ha vivido del mamoneo este. El padre de Natascha se mosquea después de varios días de acoso, les pide que dejen de grabar, éstos no hacen ni caso y les suelta dos guantazos. Pocos fueron. El periodista y el cámara luego van al hospital, a la policía y de ahí a los platós. Vamos, la completa ruta de la desvergüenza, supongo que –no vi el programa de ayer por la tarde para el que se grababa el reportaje, no sea que me metan en el share- culminada con un: “No era para ponerse así, hay que hablar como personas sin necesidad de llegar a las manos”. Pues qué quieren que les diga, sin defender esta práctica boxística a priori, tres buenas guaskas bien dadas ya se merecían estos y otros muchos. Pena que no se les puedan dar también al director del programa y a los de la cadena, que al fin y al cabo son los que mandan a estos periodistas de a mil euros al mes y contentos. El informativo de Tele 5, incluso, muestra las imágenes como una de las noticias de portada, ya que el programa para el que trabajan los periodistas se emite en esa cadena. No llegaré a decir que a algunos casi hasta les va bien profesionalmente hablando que de vez en cuando les den unos mamporros, pero la verdad es que lo parece. “¡Pero si estamos en la calle!”, grita ello. Por eso chaval, por eso.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este es un asunto que pilla de refilón al personal, entre otras cosas, porque considera al gremio periodístico como una cuadrilla de buitres y miran la bronca ésta como algo incluso normal.

1:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por eso Nagore les da caña, para que el personal pueda ver que hay periodistas que no están de acuerdo con esos otros que consiguen que el periodismo pillle de refilón al personal y les consideren a todos una cuadrilla de buitres.

2:16 p. m.  
Blogger Dammy said...

Hay mucha libertad para los periodistas... y poca para el resto de las personas.

3:02 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sólo un 'pero' a tu comentario...

Creo que has tenido un lapsus en la frase 'El periodista, como está en la calle y la ley en España...', porque ese imbecil tiene de periodista lo que yo de físico nuclear...

3:28 p. m.  
Anonymous Sweet Home Caparroso said...

Una de las sesudas periodistas es, o ha sido, hija y vecina de la tan ilustre villa de Pamplona. Lo mismo Nagore incluso la conoce y puede dedicarle todo un escrito para ella sola. El caso es que si yo fuera una de esas personas perseguidas les iba a contestar pero por lava. Un saludo.

6:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sugiero un ejercicio.

Abstraete de todo; no oigas la radio; no leas el periódico; no te conectes a internet...

Aíslate, por unas horas, de toda fuente de información.

Ni te asomes a la ventana de casa.

Sólo mira Tele 5, único canal que ha subido en las últimas mediciones de audiencia.

Intenta después describir la 'realidad'.

11:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home