22 febrero 2007

Bien de vino
Hermosa y curiosa envainada la protagonizada por la ministra de Sanidad, Elena Salgado, la salgadora de aquellas almas descarriadas que fuman, beben o cualquier menester similar que nos impida morirnos sanos. Desconozco si el anteproyecto de ley del alcohol que ha retirado era un adefesio o no y tampoco entro en si prohibir es acertado o no según los casos. Pero lo obvio y patente es que se la ha envainado, con el regocijo general de todos aquellos que viven de esto del vino, que son muchos y, a lo visto, muy, como decía un amigo, enfluyentes. Un lobbis de ésos, vamos. Y con el regocijo general de sus rivales políticos, etc, etc. Esto es, amén de la presión del sector, los votos que se van a necesitar en futuras y muy cercanas elecciones han hecho que Zapatero haya aplicado una colleja a su ministra, esa especie de señorita Rotenmeyer rubia, lo que una vez más nos demuestra que la política es en muchos casos una juerga al servicio de unos pocos, que unas veces son unos y otras otros, pero que casi siempre se juntan en ágapes y ceremonias y tal, con bien de vino. En este caso, los productores de vino estaban enfadados porque la ministra quería que se considerase al vino como bebida alcohólica y no como un alimento, que es como está catalogado el vino, como alimento. Alucinante, lo de que un líquido con más de 10 grados de alcohol sea un alimento. Hombre, si por alimento entendemos que si empiezas de txikitos a las 10 de la mañana se te pasa el hambre, pues vale. O que los chavales, que es a los que iba dirigida la ley, no cenan porque vomitan los tres litros de kalimotxo que se han metido por cabeza jugando al kinito pues también vale. Pero vamos, que no se lo cree nadie. Pero como son un lobbis, la ministra se la envaina y ni se plantea dimitir. Bien de vino.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Por una vez he de corregirte, Nagore. La que tu llamas SRTA. ROTENMEYER,no posee en su anatomía ningún órgano envainable, o al menos eso es lo que yo creo. Eso sí, espero que posea "vaina". Entonces, lo de la "envainada", no parece correcto. Pero volverán a meterse con el vino. No me cabe ninguna duda. Lo encarecerán y nos fastidiarán. Son incorregibles.

Pero ¡FUERA LA TRISTEZA! ¡SIEMPRE NOS QUEDARÁ EL GOL DE NEKOUNAM!

12:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home