15 febrero 2007

De piñón


Es lo que tienen las reuniones con la cuadrilla, que empieza uno diciendo una burrada, sigue otro y acaba la cosa a limpia salvajada, de la que no se libra nadie a 100 kilómetros a la redonda. Vamos, que te calientas porque estás entre amigos. Lo mismo me parece que pasa en los consejos políticos, que con eso de tratar de mantener enhiesto el divertimento de la tropa y no contar siempre la misma anécdota de cuando íbamos al cole de vez en cuando se innova y algunas veces sale mal. Y pasa lo que pasa, que tus colegas se ríen un montón pero tu frase se hace comunal y al poco tiempo ya circula por medio país y hablan de ella en las barras de los bares de Punta Umbría mientras les cobran por un caña 0,90 y les sacan una generosa ración de chopitos, que tendrán mucho paro y todo lo que quieras pero no te hurtan como aquí. Una pena, la verdad, porque además yo, en mi lista particular de Sanz, tenía a Siento la espada de Demóstenes sobre mi cabeza como su frase cumbre, que ahora va a quedar barrida por ésta última, dicha, según él, como crítica política y no social. Hombre, faltaría más. Pero recordemos, compañero, que si os llena la boca denunciando injerencias vascas en Navarra habrá que ir predicando con el ejemplo, ¿no? Porque, aunque sea una crítica política, ir por la vida de campeón del mundo de la tasa de paro no lleva a ninguna parte, más que al estúpido ombliguismo. Y porque además no sólo se insulta a los andaluces, sino que se ignora a los propios navarros que no trabajan, que con esto del pleno empleo y expresiones grandilocuentes y falsas por el estilo ya hasta dudan de si eso que hacen cada tres meses de sellar el paro es verdad o se lo están inventando ellos. Que a ver si nos chapan la Volkswagen y tenemos que ir abajo para, a mucha honra, servir copas.


2 Comments:

Blogger El Vizcayno said...

Pues tienes razón

5:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

pues si

9:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home