29 enero 2011

Listos

El consejero de Interior, Javier Caballero, declaró el jueves que “a posteriori todos somos muy listos”. Se refería al hecho de que se encontrase el coche de la desaparecida desde agosto dos metros a la derecha de la carretera que une Urbiola con Los Arcos, el trayecto previsto por la fallecida para llevar a su perro al veterinario. No sé a qué vienen esas declaraciones por parte de un responsable político que lo que debe de hacer es guardar las formas, cuando nadie de sus adversarios políticos le ha echado nada en cara públicamente. Si su problema es que ha leído foros, comentarios a las noticias en ediciones digitales y comentarios de calle preguntándose cómo es posible que no se peine correctamente un lugar que está a 1.500 metros de la casa de la fallecida y a dos metros de la carretera por donde tenía previsto pasar lo que tendría que hacer es asumir que la sorpresa tras cinco meses de resultados cero ha sido morrocotuda. Si el coche llega a aparecer en una acequia similar, pero a 45 kilómetros, la sorpresa y por tanto los comentarios hubiesen sido muchos menos, pero supongo que los ciudadanos normales y corrientes podemos tener el derecho de manifestar nuestro asombro, por mucho que el lugar en el que apareció el coche estuviese tapado. No se trata tanto de criticar porque sí a los encargados de la búsqueda como de manifestar que durante todo este proceso se han aireado intimidades de terceras personas sin venir al caso. Joder la vida a dos personas sería motivo de dimisión en cualquier lugar civilizado, pero aquí nos conformamos con ponernos gallitos, hablar así en general de que se estudiará lo que se pudo hacer mejor y, por si las moscas, saltar con que “a posteriori todos somos muy listos”. Si no lo sois, al menos ser un poco prudentes y herméticos.

4 Comments:

Anonymous Foraladas said...

Entre esto y el osoperro de Baztán...

7:55 p. m.  
Blogger P said...

Ay mi amor, y cómo gusta olisquear en las braguetas ajenas y airear los resultados. Pero la eficiencia y discreción, a quién le importa eso. Luego pasa lo que pasa. Harán muy bien los afectados en sacarles hasta los empastes, a ver si aprenden. Lástima que no respondan con el patrimonio propio en lugar del común.
Bernarda Alba: Las mujeres en la iglesia no deben mirar más hombre que al oficiante, y a
ése porque tiene faldas. Volver la cabeza es buscar el calor de la pana.

10:50 p. m.  
Anonymous Güiki said...

¿Cuántos días estuvo enchironado el acusado de cargársela?

11:47 p. m.  
Anonymous Belostenny said...

Debería rodar alguna cabeza en el CSI Foral, que seguramente se lanzaron a pinchar teléfonos, analizar grabaciones de cámaras de seguridad en 100 kms a la redonda, a barrer frecuencias...y a no meter un palo en una acequia para tocar algo duro que podría ser un coche.
¡cuánto daño ha hecho la televisión en algunas generaciones!

8:43 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home