25 enero 2012

La luz


El Arzobispo de Tarragona dice que “las mujeres no pueden oficiar misa y yo no puedo dar a luz”. Menudo cobarde. Eso es porque no te pones, tunante, ya verías como, si te pusieras, acababas dando. A luz, digo. Mira que sois vagos los hombres, por naturaleza. Tú te pillas unos cursos por CCC y pares, vaya que si pares. O los que ayer aconsejaron el gerente del Servicio Navarro de Empleo y el de CCOO a los parados: esos cursos tienen montones de salidas. De hecho son todo salidas, el asunto es buscar la entrada, como para las mujeres lo de oficiar misa. Una mujer –quizá- el problema tenga en localizar la puerta. Pero una vez ya dentro... Sácala, sácala si tienes huevos. Tú, según dices, tienes, de ahí que no puedas dar a luz, aunque eso no debiera ser un problema, a nada que le hicieras un poco de hueco al asunto, pero mira que sois dejaos los tíos, en verdad. Y metetes. Que luego habláis de las tías, que si son metetes, pero vosotros... Mira el Arzobispo de Valladolid, que ahora dice que Poyeya –perdón, Soraya Arnelas. Joder, Soraya Sáenz de Santamaría- no es la persona más indicada para dar el pregón porque está casada por lo civil. Yo estoy de acuerdo. No debiera dar el pregón ni aunque se hubiese casado por el Vaticano celestial, no te joribia –hay que ser fino-, Arzobispo de Tarragona o Valladolid. Ya si encima es una descreída… Lo que no sé es cómo no la excolmulgáis. Eso sí, si vuestro objetivo es que no dé los pregones ni Dios, vais bien. Tal vez seáis en el fondo mujeres. Quiero decir: listas. Vaciáis las iglesias, que no oficie nadie y a partir de ahí -al no haber vocaciones-, sanear y que oficie el que quiera. Y, por supuesto, el que quiera dar a luz, él mismo. La gente es que no es comprende. Dios está muy orgulloso de todos vosotros, hermana.







2 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Las supersticiones de puerta de casa para adentro.
Salud

12:02 p. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Pues fíjate, así a bote pronto, sin darle mucha importancia, y habiendo leído solo los titulares. No entiendo qué pinta una vicepresidenta dando un discurso religioso, porque imagino que el pregón de la Semana Santa irá de eso, de religión. Si no, de qué.

Entonces, partiendo de que no entiendo qué pinta una política metida a cura, comprendo que un cura diga: oigan, que esta política no es de las nuestras, que no se casa como Dios manda.

Claro que el cura no se queja de lo mismo que yo: de que un político se dedique a menesteres religiosos. Él se queja de que ese político no es digno de dedicar unas horas a menesteres religiosos. ¡Que lío!

Todo esto por un pregón. Suena todo tan antiguo.

12:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home