08 junio 2012

Calculadora


Yo de crío tenía un reloj calculadora naranja y una uña no tanto como de guitarrista flamenco pero casi con la que calculaba las cosas más inverosímiles y cuando se le fueron cayendo a la calculadora las teclas y había que ser casi tallador de joyas para meter la uña en los huecos enanos donde estaban los mecanismos no sé por qué una mañana así muy tonta que tuve –aunque igual ya la venía arrastrando- decidí que haría Letras. No recuerdo el motivo, pero si lo pienso ahora quizá tuvo que ver con que no me veía toda la vida con una uña medio sin cortar metiéndola en unos agujeros que a saber qué había dentro. Pero aún me vuelve loco calcular cosas, porque las matemáticas que a mi me gustan son las infantiles, las de los asuntos simples, aquellas en las que dos más dos siempre son cuatro y si te comes una pera y tenías seis te quedan cinco y si el coche va a 120 por hora tarda 30 segundos en hacer un kilómetro y así. Tengo delante de mi el sueldo anual de presidenta, vicepresidente y consejeros del Gobierno de Navarra, ahora que oficialmente no cobran dietas, y ya han pasado siete días desde que uno de ellos, el más fiero –por no irse al patroooooon, llora en el sueloooooo- decidió que se picaba y dejaban en suspenso temporal o como cojones lo dijera los asuntos de calado. 7 días de 365 es el 1,91% y cada día que pasa a esa cifra hay que añadirle un 0,27%. Confío en que dada su incapacidad para no comportarse como niños consentidos al menos donen esas cantidades no merecidas a alguien que lo necesite de verdad. Este textito, por ejemplo, ha tenido la obligación de salir a la calle 1.427 días y ha salido los 1.427 días. Y hubo días que me pelee mucho conmigo mismo y rajarse es fácil, pero, oye, qué culpa tiene nadie. Sois un cero a la izquierda. ¡Perdón! A la derecha.

4 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Pedazo jodido!!, yo tenía el mismo reloj pero en negro. Pedir ética donde no la hay es pedir peras al olmo. Ande va un país en el que el máximo jerarca de la Justicia miente como un bellaco (el majo este de Divar) y gente que se dice de bien lo defiende. En cualquier pais civilizado y democrático de verdad, los de su ideología habrían sido los primeros en pedir su cabeza en bandeja de plata. República bananera con tiranos tipo Milikito cantando "menos samba e mas trabaillar".
Salud

9:32 a. m.  
Blogger Mikel said...

¡Qué buena la comparación de mister Cangrejo con el canso de Victor Manuel! : )

9:50 a. m.  
Blogger Mikel said...

Y ahora que lo pienso hay otra canción que también une al asturiano con el pensamiento habitual del lince pitillés:

"No soy un héroe lo sé,
es fácil como pueden ver,
colgarse con esa mujer,
pisar por donde pone el pie.
Qué podría contar, que no imaginéis. Mi patria, mi bandera, mi segunda piel, el lugar donde quiero volver..."

9:55 a. m.  
Anonymous Tubbs said...

Hazle un golpe de estado a Miranda y usúrpale el puesto. Bastante mejor nos iría que yo te he visto dividir una larga lista de la compra con decimales entre decenas de comensales y no fallaste ni una coma.

4:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home