26 mayo 2012

Félix


La primera vez que lo ví yo tenía 17 años y él no sé. Yo era un niño al que explotaban laboralmente y él un señor hecho y derecho, sobre todo derecho. Era imposible no enamorarse de él. Nos pasó a todos y todas, porque se lo ganaba hora a hora, llamada a llamada, recado a recado, detalle a detalle, eso de Vázquez Montalbán que me da igual repetir mil veces de que la verdad está en los días laborables. No se le olvidaba nada, no se le perdía nada, no obviaba lo que no había que obviar, sabía decir que no estabas cuando veía que ibas mal de tiempo y que estabas cuando merecía la pena. Hay gente que quiere a los edificios, incluso a los lugares, porque uno ha pasado por ahí o, simplemente, porque son bonitos o dentro le han pasado cosas buenas, aunque también malas. A mi los edificios me dan igual, como supongo que a JAS. Bueno, a JAS no lo supongo: lo sé. JAS, como el resto o más, quería –del verbo querer, sin medias tintas- a aquel tipo pequeño y vacilón que una mañana de repente y sin previo aviso se puso malo y si no es porque JAS le conocía la cara como la palma de su mano y es de pueblo –acostumbrado a los imprevistos- y reaccionó rápido igual se queda allí. Y también -como es más cabezón que él- le convenció para subir a que le miraran: ¡a toda hostiaaaaa! Si JAS no está aquel día, tal vez Diario de Noticias –y antes Navarra Hoy- hubiese perdido a su director. Félix Garbisu no aparecía en la mancheta como tal, pero todos sabíamos –incluido el director- que él era el director, aunque llevara el teléfono de la centralita y cualquier bobo le llamaría el telefonista. Félix se jubiló no hace un año y hace mucho que le debía estas letras que él jamás pediría y que te mando precisamente hoy, Félix, sí, hoy. Porque, si alguien las merece, eres tú. Perdona el retraso.




5 Comments:

Anonymous soyamaiur said...

Me sumo, si me lo permites, Jorge, al homenaje.
Hay voces que son el original y algunas se parecen y te recuerdan a ella. Y ese recuerdo te reconforta. La voz de Felix y su amabilidad y su saludo sincero y sonriente han hecho mi vida un poquito mejor.
Tendra causa, aunque no la sepa, pero Felix solo conozco uno. Seguro que han pasado muchos por mi vida pero soy muy mala para los nombres. La cosa es que el de Felix siempre lo supe, cuando llame despues de 10 anos sin llamar y me salio su voz lo recorde de inmediato, y el me saludo como si hubiera sido el dia anterior la ultima vez. Eso es amor.
Un abrazo feliz por haber leido esto y tenido la oportunidad de decir esto.

8:25 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Más majo. Otro abrazo.

2:06 p. m.  
Blogger JotaJota said...

Gracias Jorge por recordar las deudas que todos contraemos con la gente que nos rodea y hace más fácil y agradable nuestro tránsito por su entorno. Y felicidades otra vez por encontrar las palabras justas.

Y gracias JAS allá donde estes por ser también como eras y por hacer lo que hiciste con Felix.

10:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me emocionó tu artículo sobre Félix. Creo que hablaste en nombre de mucha gente agradecida. Espero que sigas conmoviéndonos, alegrándonos, despertándonos con tu columna durante mucho tiempo.
Un abrazo.
Marta Guru

10:21 a. m.  
Anonymous P. Zudaire said...

Fuerte has vuelto, y me alegro

9:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home