12 noviembre 2005


Adoquín

Leo en internet: “No admito poner losa en la plaza del Baluarte: en todo caso, adoquín serrado”. Espero que lo sierres tú en persona Mangado, con una sierra de esas de rizo que usábamos en Pretecnología con el chapa ocumen y que saltaban como las cuerdas de la guitarra de Jimi Hendrix. Te pones un puestico ahí en la plaza, cubierto por si no te quieres mojar, no como los que bajamos al parking por la entrada de peatones, y hala, dale que te pego, ritmo y alegría. Ya te llevaremos unos sugus de vez en cuando pa que no te baje la tensión. No admite, no admite y yo que pensaba que el Mangado era arquitecto y no el Concejal de Urbanismo, pero va a ser que no, que a aquí a uno le encargan una obra y enseguida se le va la cabeza. “No admito poner losa porque realmente se produce un contraste entre la escala y la tersura del edificio y el pavimento”. Eso de la tersura está muy bien, muy bonito, eso se lo dices a tus alumnos de clase de la Facu. Al resto, como que no nos torees compadre, que ya tenemos el culo pa otros menesteres y que un arquitecto, por muy principal que sea, o que se crea, nos venga con mandangas de estas y tenga el morro de decir que la gente entra “confortablemente” al edificio o no ve o no quiere ver o sufre delirios de grandeza o todo junto. Yo aún no he oído a un ingeniero decir: “No, la carretera la hemos hecho con bien de curvas porque así se integra mejor con el paisaje ondulado y zigzagueante del Baztán. Las rectas, en Tudela”. Éstos no, éstos sueltan lo que les viene en gana y además seguro que van a los foros donde se dan palmadas en la espalda y les ríen la gracia. Yo tengo un primo al que quiero mucho que está a punto de acabar arquitectura. Voy a empezar a darle guaskazos desde ya, no vaya a ser que acabe como este.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Jo, Nagore, qué claridad de ideas. Ya está bien de la chulería de estos personajillos que no sólo se ciscan en toda una ciudad sino que hacen esas "tersas" declaraciones para engañar a tantos ingenuos. Espero que tu primo y muchos otros ennoblezcan esa profesión ya noble de por sí.

4:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy bien, querido amigo. Yo también me sorprendí. Una vez más dudé del periodista. A veces no transmiten fielmente las ideas del entrevistado. Pero no he visto una rectificación, "ergo" la transmisión fué correcta. El periodista transmitió lo que piensa el ARQUITECTO. Esto es, nada de rectificación, aunque los ciudadanos, de manera clamorosa, opinen que el Sr. Mangado en esta ocasión se ha equivocado.

Amigo Jorge, leo tu columna todos los días. No creas que estoy de acuerdo contigo siempre. Pero me rejuveneces. Y al final voy a tener razón. Si perseveras, en un corto plazo te convertirás en una "referencia". Eso me alegrará.

Un abrazo.

7:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home