22 octubre 2006

¡Bruuuuuce!

Bruce Springsteen está entre nosotros. ¡Bieeeeen! A no ser que te exilies a Laponia con el abuelito Yulupuki es imposible no enterarse de que está de gira por España, tal es la maquinaria propagandística. ¡Bieeeen! Como es un tío íntegro, ahora canta temas de Pete Seeger, que ya saben que es un mito del folk progresista estadounidense, que lo mismo te canta viva la quince brigada que la preciosa ¿a dónde se han ido todas las flores? o coge un hacha y trata de cortar el cable del sonido de Bob Dylan en Newport 1965, aunque ahora el bendito de Pete dice que no trató de cortar el cable. A lo que iba. Bruce es un tío enrollao y, como no escribe una canción decente desde hace 20 años –aún me hago cruces de que le dieran el Oscar por la canción de Philadelphia en lugar de al temazo de Neil Young-, hace versiones de Seeger, canciones que casan mucho más en recintos pequeños que en plazas de toros con 28.000 espectadores a 65 euros la entrada, que es lo que cobra el bueno y el coleguita de Bruce antes de volverse al rancho a tratar de componer aunque sea cuatro minutos de música potable o similar. Mientras tanto, seguirá repitiendo hasta la saciedad su ya clásica pose entregada con la vena del cuello a punto de estallar y la guitarra pa aquí y pa allá como si la cantidad de metros recorridos en el aire por el mástil fuese lo importante. Y como Vicente seguirá yendo a sus conciertos ya saben qué pasará, que la gente para allí que irá, no vaya a ser que en esos conciertos que están sacando en la tele y que dicen que siempre se llenan no esté yo, allí en primera fila preguntando: “¿Esto que suena, qué coño es?” Son 3 euros por tema, majo. Eso sí, una banda excelente y un ambiente muy comprometido y muy todo y luego te vuelves a casa a poner The River la vez un millón.

3 Comments:

Blogger Cabeza Mechero said...

Es curioso esto de los discos de versiones... La de bandas que hay que medio se ganan la vida haciendo únicamente versiones del boss, y al muy caradura le da por ponerse a hacer vesiones del Pete... ¿Por qué no se dedica a seguir haciendo el "glory days", el "cadillac ranch" y el "the river" por millonésima vez sobre el escenario??? Igual así incluso es público se lo pasaba bien...

Esta noche, mientras me tomaba una bien fría en un garito de confianza, he escuchao salir de los altavoces eso de "Crimson flames tied through my ears..." yo he dicho un "wowww" que ha quedado tapado por un "me cago en la puta" desde el otro lado de la barra...

¿Quién coño tiene presente "Greetings from Ausbury Park"?, en cambio el "Another side of Bob Dylan", pese a ser más viejo, todavía genera polémicas.

2:59 a. m.  
Anonymous Joe Roberts said...

Hay personas que despiertan por igual admiración y odio. Nunca indiferencia. Por lo que puedo leer, Bruce Springsteen está en la lista negra.
No sé cuáles deben ser los motivos, si es que los hay o se trata símplemente de ocupar la última esquina del periódico y das palos de ciego.
Acaso envidia de los que asistimos a sus conciertos? No...claro, los 65 euros que pagamos a regañadientes (¿alguien ha dejado de ir a alguno de sus recitales por el precio?) son un disparate comparado con el precio de unas zapatillas deportivas, una camisa, una entrada para ver un Osasuna-Recreativo o pasar la itv.
Acaso la presión mediática? es cierto, sus canciones suenan a toda hora en las radiofórmulas (sobre todo en Pamplona), las calles sucias de tanto cartel promocional, anuncios en tv que interrumpen todas las series en "prime time"...Ni Bisbal, ni Alejandro Sanz, ni Shakira, ni Ana Torroja....Bruce monopoliza los medios!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Acaso la calidad de su música? No hay más sordo que el que no quiere oir ni escuchar. La vida no acaba con "The river", del cual ya han pasado 26 años. Si en ese tiempo no ha sabido escribir ni cuatro minutos de música potable y sigue llenando recintos allá por donde pasa o insultas a los que compran entradas o vas contracorriente. Yo sí me hago cruces de esas cintas de gasolinera que debes tener en el coche, puesto que el precio es importante para ti, ahí tienes dónde surtirte.
Abandona la burbuja lapona (¿qué tal un exilio a Marte?) y rompe las cuerdas que te tienen atado ("The ties that bind").
El espectáculo está a punto de empezar...."one, two...one, two, three, four....."

11:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Joe, majo,sabrás escuchar música, pero no sabes leer... ¿que si el Nagore va a contracorriente? imagínate, la columna se titula "a la contra"...
Y el boss es buen tío, pero no exageres, musicalmente está flojo.

2:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home