15 marzo 2007

Pan
Cuando era pequeño, los policías tenían bigote y mi padre también, que no era policía, que yo sepa, y que él sepa. Cuando era pequeño, las nueve eran las nueve y, a partir de ahí, la noche era la noche. Cuando era pequeño, y lamento la reincidencia, mi abuelo me mandaba a por el pan y el pan era pan y la leche era leche. Cuando era pequeño, ir a por el pan era ir a por el pan, era un trabajo. Porque el pan pesaba, era pan, no otra cosa. Ahora es una mierda, porque el pan no pesa, se transporta, sin más. En mi pueblo, y lo lamento, y lo lamento goldin meyer, ir y volver a por el pan suponía 10 minutos de ida y 10 minutos de vuelta con 1 kilo de pan por barra, porque mi casa queda a más de kilómetro y medio del lugar donde se compra el pan. Pero lo de mi pueblo es lo de menos. Lo importante es que ahora no es que el pan suba de precio, sino que baja de peso. Ahora paso por una famosa pastelería de Pamplona y pido media barra de pan y es como si me hubiera echado al bolsillo un bollito, o una baguette, o cualquiera de ésos engaños en los que nos ha metido el modernismo. El pan ya no es pan, es un producto de diseño en el que cuenta más la forma que la cantidad, con lo que cualquier tarde te compras media barra pensando que te compras algo y te das cuenta que sólo untando la salsa de la ensalada te acabas de cepillar la media barra. Antes había ganas de comer, ahora no sé lo qué hay, pero tengo claro que prefiero la barra recta, con su corteza, que lo de ahora, que no sé lo qué es, que es un concurso de formas. No sé, a lo mejor es que me hago mayor, pero sigo pensando que si el pan no es pan es que nos queda poco para que nos vendan la comida en cápsulas, sólo con la excusa de que no hay que perder el tiempo en algo tan noble como untar lo que hay que untar.

5 Comments:

Blogger Josep M. Fernández said...

Amén.

7:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En una situación de OLIGOPOLIO, como la que existe en nuestra ciudad, no existe negocio más lucrativo que el de la panadería. Los dos componentes básicos del pan, la materia prima, son la harina de trigo y el agua. Pues bien. Compárese el precio que obtiene el agricultor por un kilogramo de harina con el valor de la "barra" de trescientos gramos, (la calidad más común y económica), y prepárense para la sorpresa.

10:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Basta Ya de tabernas (de pan)y tapaderas de tabernas(con todos los respetos para los Tabernas sin relación con las tabernas de pan).
Arriba las tabernas(las de siempre,las de barra(de bar,no de pan) y txikito en vaso de txikito).

2:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El pan ya no es lo que era, dices. Y yo digo: el pan hay que saber donde comprarlo. Hay que comprarlo donde sepamos que, el pan que se vende, se ha amasado y cocido como siempre hemos conocido. Queremos pan caliente a cualquier hora del día y se cuece pan hasta en las gasolineras. Pero ¿qué pan? se trata de pan precocido y congelado, que además contiene mucho aditivo. El que más frecuentemente vemos es la baguette que tu describes, pero fijate bien!!! porque canta a la vista enseguida.
Contestando al del OLIGOPOLIO,
te diré que el negocio del vecino es siempre mejor que el nuestro. Yo conozco de cerca la panadería porque me he criado en ella y, habiendo podido seguir en ella, opté por seguir otro camino. Si tanto chollo te parece, móntate una y prueba !!!!!

2:35 a. m.  
Anonymous El panadero siempre llama 2 veces said...

Querido Nagore, hace tiempo que nos conocemos y sé de sobre que siempre has sido un adico al pan de molde, comúnmente conocido como panbimbo, así que ahora no te tires el rollito... .

7:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home