14 febrero 2009

Amor

Estoy enamorado, profundamente. Y lo mejor de todo es que me corresponden, todos los días. O casi todos. Me suelo enamorar más o menos cada 10 años, día arriba día abajo. Hace casi 30 años me enamoré de Simonsen, hace 20 de Vázquez Montalbán, hace poco más de 10 de alguien de ojos verdes y ahora he vuelto a caer, rendido. Todos esos amores siguen hoy en día, aunque algunos de ellos ya no estén de bigote presente. El de ahora me da la sensación de que también va a durar para siempre, si es que hago caso a mi instinto y a la intensidad de lo que siento, je-je. Bueno, quizá no es el hombre más guapo del mundo, pero no está mal, a mi me vale, vaya que sí me vale. Se llama Enric y se apellida González y me gusto de él por lo menos hace un mes, cuando lo leí por primera vez. Que también se dedique a escribir columnas y que además lo haga en un periódico que no es este no es impedimento alguno, el amor no entiende ni de envidias ni de empresas. Me he leído sus tres libros, uno por la mañana, otro por la tarde y el de fútbol al día siguiente. Es un defecto mío, ya me lo decía mi madre -¡come, no tragues!- leo demasiado rápido y no fijo, no fijo. Pero lo disfruto un montón. Sus artículos son como de medio lado y son magníficos. También cuando se pone de frente y llama A a lo que se llama A y B a lo que B, incluso cuando su periódico dice que eso se llama C. Escribe de chorradas muy importantes y de cosas muy importantes que no son chorradas. Y lo hace con esa aparente naturalidad que supongo que no es tal pero con la que tanto se disfruta. Vamos, que me gusta por fuera y por dentro. Gustar no es el verbo, no hay un verbo para eso. No me importa que esté casado, no soy celoso. Sólo pido que tenga salud y que siga mirando de medio lao. O como le dé la gana. ¡Aissss!

8 Comments:

Anonymous Javi said...

Jorge, ¿nunca le habías leído? Te recomiendo que eches una ojeada a "Historias del Calcio", un libro donde están todos los artículos que Enric escríbia sobre Italia, su "calcio" y muchas más cosas cada lunes en El País. Para mí sin duda alguna era lo mejor de la sección de deportes, lástima que terminase su corresponsalía en Italia y con ello dejase de escribir aquellos artículos.

12:08 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues sí, en esas columnas sobre el "calcio" aplicaba a la liga italiana la realidad política y social del país. ¡Incluso aprendías Historia Antigua! Y lo mejor de todo es que no veía ni un partido, y creo que ni siquiera le gusta el fútbol. Eso reconoció un día en una entrevista radiofónica.

9:17 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo lo tengo anotado como lectura obligatoria desde hace años. Apunta otro libro suyo: Historias de Londres. Divertido, humano, formidable.

1:23 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Soy el segundo anónimo de arriba. Se me olvidaba recomendarte el blog de otro fan de EG que se molesta en ir recogiendo sus historias:
http://superga.blogspot.com/

Saludos

1:26 p. m.  
Blogger bezu26 said...

Me alegro de que lo hayas descubierto, Jorge. Es simplemente magnífico. Hace no mucho publicó una columna sobre Aznar que era desternillante.

1:52 p. m.  
Blogger Eric said...

Yo también estoy enamorado de él. Un grande.

2:36 p. m.  
Anonymous Javi said...

¡Se me olvidó meter la dirección del blog! Gracias al anónimo que lo ha hecho.

Como bien comentáis, sus artículos realmente no eran para comentar lo acontecido en los partidos. Introducía el artículo hablando de algún partido o equipo para ya a partir de ahí contarnos alguna buena anécdota o historia. Genial Enric, supo sacarle todo el jugo a lo supone el Calcio en Italia.

11:44 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Gracias a todos por las recomendaciones (Londres, Nueva York y Calcio ya puse en el artículo que han caído. Caerán más veces, faltaría).
Abrazos.

10:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home