19 febrero 2009

Apesta

Cualquiera que haya leído las palabras que Jack Ruby pronunció ante la Comisión Warren que investigó el asesinato de Kennedy (ya saben, la bala mágica y pluriempleada) y el posterior de Oswald a manos de Ruby capta lo que está diciendo Ruby a gritos, aunque no lo diga: señor Warren, si me lleva a Washington y a un sitio seguro a mi y a toda mi familia, le podré contar lo que aquí no le puedo contar. Por aquello de no conocer la verdad y la inestabilidad política y militar que de ella se derivaría, Warren hizo caso omiso, Ruby no fue a ninguna parte, murió de cáncer y 45 años después nadie sabe la verdad y todo son hipótesis, algunas terribles. La Operación Puerto es la Comisión Warren, una chapuza indecente y apestosa. Varios implicados ya han pagado su culpa, otros como Koldo Gil se han rendido cansados de puertas cerradas y presiones a los equipos –yo no lo hubiera hecho, pero es fácil decirlo sentado en una silla- y otros muchos que supuestamente salen en los papeles y que siguen corriendo –y jugando a tenis, y jugando al balón, y…- se fuman un puro cada aniversario como el que cuentan que se fumaba, entre otros, Jimmy Hoffa cada 22 de noviembre. La tolerancia cero con el dopaje de la que habla Lissaveztky es a efectos de la Operación Puerto igual que la transparencia que decía buscar el senador Earl Warren, una mentira tras otra y una traba tras otra. Hoy mismo debe comparecer Valverde ante el CONI italiano, pero la justicia española –independiente, tal y como saben los ciervos de Navaltorno- ha declarado inhabil al CONI. Al parecer, Lissavetzky cree que ya hay suficiente sangre derramada, que ya tenemos nuestros Oswalds juzgados y rematados. Ojalá no hubiera más, pero todas las hipótesis –y documentos y 200 bolsas de sangre- indican lo contrario. Tolerancia cero, .

4 Comments:

Blogger Eric said...

No sé si conoces este blog. Ha hecho el mejor seguimiento de la Operación Puerto desde que saltó. Qué mal huele todo.


http://ciclismo2005.blogspot.com/

7:39 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

La pena de ese blog es que no se sabe quién está detrás. A priori es estupendo, pero sin autor cambia mucho no la valoración -excelente- si no la credibilidad. Entiendo, no obstante, que no quiera darse a conocer.
Un abrazo.

10:26 a. m.  
Blogger Eric said...

Me da la impresión que que el ciclismo está tan podrido y hay tanta mierda detrás que la única manera segura de llevar un blog así es desde el anonimato. De otro modo, le lloverían amenazas mafiosas.

11:05 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

No lo dudo, ésa es la pena.

11:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home