01 abril 2009

Sin perdón

Estimado señor Sanz: soy la abuela de este sujeto. Voy a cumplir 92 años. Voto a UPN desde que se creó. No le digo el motivo pero quédese usted con la teoría del descarte. Soy de Ibero y de Ochagavía. He vivido en Ibero, Barañáin, Pamplona, Utebo y Burlada. Pago impuestos desde 1938, hace 71 años. Es mi obligación. Creo –me puedo equivocar- que hay un Dios y que las personas deben demostrar día a día su honestidad a través de los actos, por respeto a sí mismas y a los demás. Así me educaron. He pasado ya mucha guerra y he educado a demasiados hijos, nietos, bisnietos, sobrinos y sobrinos nietos como para creerme excusas y mentiras, así que me ahorro la molestia de opinar sobre el consejero que debe usted cesar por anteponer su egolatría o su desorganización –o las dos cosas- a la salud ajena. Nadie de su gobierno antes que él lo ha hecho y usted lo sabe. Si no lo hace –no amenazo, sólo informo- no le votaré en las siguientes autonómicas. Votaré al PP, así se presente con Carrillo. Así de mal está la cosa. Llevo 71 años pasando el verano en una casa a la que sólo se llega o andando o en todoterreno. Si llueve y hay barro, no hay jeep que valga. De ahí sacamos como pudimos a mi marido enfermo, como a mi consuegro. A mi pobre consuegra la sacamos muerta en un tractor. No hace falta que le diga que cualquier día puede ser necesario sacarme a mi o a otras miles de personas. No hay excusa que valga, ninguna, para utilizar un helicóptero de emergencias para algo que no es una emergencia. Tampoco sirve pedir disculpas, el mal ya está hecho. Fuera, fin. Si no lo hace, perderá usted un voto y será usted como él. Lamento ser tan directa. Tengo casi 92 años y poco tiempo que perder. Y soy navarra, desde 1917. Me dice el sujeto que estas cosas no sirven de nada. No sé si creerle.



5 Comments:

Blogger Javier M. said...

Nagorefrauca:

Es usted un falsario: ni la que habla es su señora abuela (a la que he tenido la ocasión de conocer, aunque ella no se acordará de mí) ni me paga las cañas que me prometió.

De todas formas, creo que Corpas ha desarrollado unos tentáculos capaces de desatascar el desagüe más cegado del Palacio de Diputación, así que no creo que consiga despegarlo del cargo ni su abuela (de usted).

Un tovarich ofendido.

Morotov

3:11 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Camarrada necesario, que no contigente:

no sólo se acuerda de ustedes vosotros, si no que el otro día mismo me preguntó a ver cuando iba a vernir por el pueblo aquel "chico italiano tan majo" que vino una vez. Si me llega a decir que se llamaba Christian me tiro por el balcón. Ese artículo fue leído ayer en persona personalmente por este sujeto a tan distinguida amatxi y dio su placet total a su publicacíón. Sólo hay una cosa que se ha dejado a la imaginación y ni ella ni yo nos vemos obligados a dar a conocer la verdad. Salud y a ver si es verdad. Yo paga las olivas y tu las cañas, je-je.
El que iba debajo en el sidecar.

5:14 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

disculpe los egoges de puntografia o orografia y atrofia propia. Tengo toda la sangre en los dedos, parecen pimientos.

5:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo le vi en acción en Olite. En el mismo momento en el que los restauradores bajaban de su pedestal la talla de Doña Blanca de Navarra para hacerle un arreglico, Corpas se pavoneaba en su pedestal mediático delante del fotógrafo (que él mismo llevaba) para hacerse el apañico.
Un espectáculo penoso.

5:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Y qué me dicen de la entrega del diploma al clarinetista Allen?

7:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home