14 mayo 2009

Píldora

Como sabrán, el gran problema de la burbuja inmobilaria en España en los últimos 30 años fue y es que como te desgravan un 15% si has pedido una hipoteca, la gente, que tiene un vicio que jode, se compra las casas de cuatro en cuatro, eso alerta al sector, a los propietarios de suelo, a los bancos, a los gobiernos y a todas las especies animales y entonces los precios se disparan, al revés de lo que ocurre con la gran mayoría del resto de productos, que cuando se extiende universalmente su venta suelen bajar de precio. Menos mal que ha llegado Zapatero y nos lo ha hecho ver con claridad, que la culpa de todo este pollo es nuestra, que estamos alentando desde hace décadas lo de la construcción. Como dice mi rival, se quita el impuesto del patrimonio y ahora esto, toma socialismo, toma ayuda y métete tu coche por el bul, Zapatero, todo entero, sin tunear y con las cuatro puertas abiertas. Y Soraya sonando en el radiocasette. Ya me he relajado, sigamos. Como Zapatero tonto tonto no es del todo -a pesar de que las evidencias demuestren todo lo contrario-, lanzó justo el día antes de lanzar su paquete -valga la repugnancia- de medidas económicas una medida de carácter social o sanitario, para que la atención se dividiera o se despistara, algo en lo que es un fenómeno Miguel Sanz, que echa mano del qué vienen los vascos o qué viene el mapa del tiempo de la EITB siempre que puede o le dan pie. El caso es que lo de vender a quien quiera la píldora de después del polvo -¿por qué le llaman del día después, qué pasa, que no se puede echar un remeneo a las 11 de la mañana y luego bajarse a la farmacia o qué?- ha hecho su efecto amortiguador, lo que era de esperar, ya que este país es especialista mundial en meter su nariz en los asuntos ajenos. Cuando se vaya Zapatero, ¿qué píldora tendríamos que tomar?

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Estas "sembrao" Jorge. ¿Qué desayunas?
Saludicos
Eva

11:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues vaya invento, en tiempos de crisis económica la píldora sin receta pero en la farmacia, o sea, que hay que pagarla. Una medida más social sería que fuera con receta pero gratis, en el centro de salud.

2:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home