27 febrero 2011

Humanismo

“Personas afines a Nieves Ciprés registran un nuevo partido en Interior”. Ya me veo la mañana del 22 de mayo en el biombo de las papeletas con la misma cantidad de dudas que la primera vez que cogí una película porno en el videoclub. Menos mal que fui con mi mejor amigo. Salimos cada uno en una dirección. No lo he vuelto a ver. Su película debía ser mejor que la mía. El caso es que esas personas afines con los mismos fines que la sombra alargada declararon que su partido se fundamentaba en la ideología del “humanismo cristiano”, que al parecer es un humanismo diferente al del humanismo no cristiano pero similar al cristianismo con Cristo, que se contrapone al cristianismo sin Cristo, que tiene menos gastos de mantenimiento. Yo soy de Osasuna, eso lo tengo claro, porque desde pequeño me di cuenta de que hay que tener alguna clase de fe, por muy compleja que sea. Sin fe vas por la vida como deambulando, olisqueando las cunetas, sumando un día detrás de otro como una inacabable cuenta atrás de la que no se obtiene nada. Por eso está muy bien que los afines nos remarquen que ellos sí creen en algo y que son humanistas, un humanismo que no encontraron al parecer ni en UPN ni en el PPN, de donde salieron escopeteados en cuanto unos cuantos cristianos poco humanistas les hicieron el vacío vital. Es que ser humanista es agotador, no tiene más que inconvenientes, porque enseguida te juntas con unos cuantos humanistas más, se creen más humanos que tú, comienzan a darte de lado –por la propia naturaleza humana- y te acaban tratando como a un perro. Me alegro entonces de que ellos sí vayan encontrando su propio espacio en este inmenso cosmos a menudo tan banal en el que hace mucho tiempo que perdimos los guías y los faros. ¿Qué película habría cogido ese cabrón?

5 Comments:

Anonymous Güiki said...

Yo también soy de Osasuna, y también por cuestiones de fe y sobre todo, vagancia. Cuando salí del Calderon después de perder la final de la copa del rey, hecho polvo, sudado, medio mamado de todo el día dándole que te pego, con los dedos pegajosos de nicotina, hecho polvo... en lo único que pensaba era que menos mal que no habíamos ganado, porque con ese cuerpo de jotero afónico, ni podía ni sabía cómo se celebraban las victorias. Bufff, menudo marrón que nos quitamos de encima yendo a dormir prontico, después de un día tan eufórico.

12:35 p. m.  
Blogger Aureliano Buendía said...

Artículo genial...
Buenisimo el primer párrafo, jajaja. Y la última frase.

8:23 a. m.  
Blogger J. G. said...

Excelente, ¿y quién no va a la contra?

12:59 p. m.  
Anonymous Güiki said...

El Barça, que juega descaradamente al ataque. La selección española que ganó el mundial de fútbol, también.

El que quiera carnaza que le eche un ojo a la fachada de la nueva biblioteca. ¿Eso está bien o amenaza ruina antes de abrirse?

4:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Glups! He leído "Cretinismo humano" en vez de "humanismo cristiano". Tengo que mirármelo. Por cierto, no sabía que Rouco Varela se presentara a las elecciones

Orundelico

6:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home