16 febrero 2011

Normas

Espero que si algún día tengo intención de correr el Tour –por hacer algo en julio- y no me dejan –tengo la tasa de hematocrito entre el 47% y el 51% por naturaleza- el presidente del gobierno mande un mensajito en mi descargo: es buen chaval, no se ha metido. Y que luego la Federación Española de Ciclismo haga caso al presidente y dictamine algo similar: es buen chaval, no se ha metido. Esto es lo que ha pasado en el país de la tolerancia cero frente al dopaje en el caso de Alberto Contador, del que desconozco si se ha dopado pero que ha dado positivo, y al que se ha exculpado por la presencia de clenbuterol en su organismo, según él tras la ingesta de un solomillo contaminado. Comido el solomillo, enterrada la prueba. ¿Cómo se puede llegar a demostrar la culpabilidad? Imposible. ¿Y la inocencia? Imposible. ¿Para que están pues las putas normas, que diría Walter Sobchak? En España, para hacer con ellas lo que te venga en gana. A día de hoy aún no sabemos si Marta Domínguez es la Virgen María o Nancy Spungen, como tampoco sabemos nada sobre qué había en la Operación Puerto, más allá de que muchos se quedaron en el camino y otros, en cambio, siguieron como si tal cosa. Cuando aquella marea informativa con el tema de las vacas locas, no había televisión, radio o periódico que no quisiese contar con la opinión de Juan José Badiola, al que convirtieron en una especie de Punset de las vacas. Preguntado sobre el caso Contador, ha dicho: su defensa es muy débil. Si se hubiese comido un filete de hígado de ternera, aún. Obviamente, no se ha mojado más, pero ha dejado bien claro que es casi del género paranormal que dicha sustancia viniese de donde Contador decía que venía. Un recuerdo para los que recalcan que Contador nunca ha dado positivo: Marion Jones, tampoco.

4 Comments:

Blogger LUISGUI said...

Vecino, ese caso no se ha terminado aún y yo creo que le van a caer dos añitos como dos soles.
También hemos reflexionado aquí sobre si la carne está hecha o poco hecha http://luisgui.blogspot.com/2011/02/los-flecos-del-solomillo.html

1:16 a. m.  
Anonymous Güiki said...

Contador me cae mal. Dicho esto, ¿qué beneficios tiene esa cantidad de clembuterol en el cuerpo humano, cómo ha llegado ahí, puede enmascarar otras sustancias, qué dicen realmente los reglamentos para que no se le sancione, por qué no ha demandado a la carnicería, por qué la carnicería no ha demandado a Contador, es facil meterle algo a la comida de los ciclistas para boicotearlos, siempre que te dopas eres consciente o el médico te puede meter algo sin que sepas relamente lo que tomas?

De todas formas, y para bien o para mal, fíate de la juscicia y no corras...

2:45 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Upa -no dance-, Luis, vi a leer eso a la de ya. abrazo.

8:23 a. m.  
Anonymous Chisco said...

Pero de verdad a estas alturas hay alguien que se puede creer que este señor se comió 2 días seguidos un solomillo en un autobús cuando llevan diciendo 20 años que se pasan las grandes vueltas a espaguetis y pechuga de pollo!?!?

5:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home