05 febrero 2011

Princesa

Como saben hasta los niños de Actimel, la canción Princesa de Joaquín Sabina es una buena copia adaptada al Madrid de los 80 del Like a Rolling Stone de El Maestro referido al Nueva York de los 60 (princesa en el pedestal, toda la gente guapa bebiendo y creyendo que lo tiene todo hecho). En los 80 parece que anda también, colgado de Dabadabadá y los vídeos de Parchís, nuestro consejero de Educación, que tuvo los santos gitanales de llevarse a una rueda de prensa la otra mañana bajo el brazo un vídeo de su departamento para la matriculación en las escuelas públicas en el que las niñas querían ser “princesas”. No contento con eso, tras el revuelo que se organizó al visionar las imágenes unas cuantas personas que lograron superar en los 80 el drama de la excesiva escucha de los temas de Duran Duran y a-ha y comprobaron que semejante afirmación principesca era un truño, Catalán manifestó posteriormente que el vídeo no era definitivo. Primera vez en la historia del mundo mundial en el que se presenta en rueda de prensa un vídeo que no es definitivo. Ayer ahondó aún más al asegurar que “no se ha emitido y no era el eje central de la campaña”. Hubiese sido de película de Manolo Gómez Bur en calzones y Teresa Gimpera en toalla saliendo del baño que semejante cosa fuese el eje central de nada, pero visto que alguna mente publicitaria intoxicada con el Hola y Corazón, Corazón fue capaz de incluir esa referencia, visto que nadie le dijo quieto ahí y visto que nuestro risueño consejero tuvo a bien llevar el vídeo a los ojos de los medios de comunicación, ¿quién nos dice que de no haber habido la sorpresa que hubo se hubiese recortado el vídeo? Si pasó tantos cortes, ¿por qué no iba a pasar uno más? Sabina tiene otra canción que dice: tan joven y tan viejo, like a rolling stone.

2 Comments:

Blogger P said...

Conozco algún papá, votante presuntamente progresista, que está a favor de la separación en los colegios. Eso les tranquiliza la duda de si le van a embarazar a la niña en un recreo, niña que tiene que ser enfermera como la mamá, con cofia y amén jesús. Lo malo no es que presenten una campaña que escandaliza a todo el mundo y que ni ellos han visto, lo peor es la mente corrompida de los publicistas que siguen alimentando los roles. ¿Lo creen de verdad, o es para satisfacer al cliente?. El primer caso es grave, pero es una elección; el segundo me trae a la mente bares de carretera.

11:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La educación pública le importa un pimiento al señor Catalán (Navarra tiene el menor porcentaje en gasto en educación de todas las comunidades). Para mí que ya no se corta y lo que busca es desprestigiar aún más la eduación pública, incluso dando a entender que en ella priman los rancios valores machistas del spot.

3:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home