02 marzo 2011

Abstinencia

No sé si bajar o no al campo esta noche. Como soy de naturaleza exigua y tengo la localidad pegada a un lateral abierto, entre noviembre y marzo me sacan de allá la mitad de los días después de repasarme bien con un soplete, porque me quedo pegado al asiento como se quedaron Scott y sus marineros pegados al Polo Sur, solo que sin la gloria de aquellos, que al menos llegaron a algún sitio y encima no tenían que subir la avenida de Zaragoza a pinrel. Además está el hecho de que falté el día del Mandril y el del Espanyol y ganamos, así que lo mismo intento que continúe la racha y hoy me bajo al bar a aguantarme las ganas de fumar. Éste es un conceto que aún no lo he leído en los miles de litros de tinta que han corrido con la Ley del Tabaco: ponerle un marcapasos a un fumador rojillo mientras contempla a su equipo en un bar sin poder fumar. Creo que esos 90 minutos te envejecen unas dos o tres semanas. Si el partido es fuera de casa, un par de lustros. El amigo Roberto, el dueño del bar, es ya verme entrar y le da la risa, porque ya son muchos años de verme perdiendo la compostura –lo que quiera que eso sea- a causa de nuestro equipo y esa especie de lobotomía que parecen haberles practicado cuando no juegan en casa. Pero hoy jugamos en casa, así que intentaré estar relajado y optimista para que mi organismo no sufra las alteraciones que sufren los miles de organismos rojillos que deambulan por ahí cuando observamos lo que llevamos demasiado tiempo observando. Es cierto que se fuma menos –no sé lo qué se fuma en un parto, pero en un Levante-Osasuna te podías fumar medio paquete-, pero tengo mis dudas acerca de las consecuencias de esa abstinencia en concreto. Así que o me quito de fumar o de Osasuna o todo junto. Habrá que empezar por lo menos difícil. Lo de fumar.

3 Comments:

Anonymous Güiki said...

Yo basicamente dejé de fumar pensando en los impuestos que estaba dejando de ingresar Zapatero por mis dos paquetes diarios que se ahorraban mis pulmones. Estas cosas o las haces contra alguien o no hay dios quien las logre. Tiene sus ventajas, pero fumando era más feliz, lo reconozco. También pensaba en lo egoistas que son las marcas de tabaco, que con la burrada de millones que mueve el fumar, que no sean ellas las más interesadas en encontrar una cura contra el cancer de pulmón, soltando toda la pasta que sea necesaria hasta que se logre, tiene delito. Si la encontraran, yo volvería a fumar al día siguiente, lo tengo más claro que el agua... y que se joda Zapatero, por lo que sea.

Osasuna va a bajar a segunda, pero como yo ya me desvirgué la última vez que bajó, el dramón va a ser menor que la primera vez que lo sufrí, viendo partidos por el plus algún domigo a las doce del medio día... y con aquellas resacas univeristarias que tenía entonces tan horrorosas. Ellos sabrán.

1:16 a. m.  
Anonymous Güiki said...

La madre de dios qué partido más malo. Qué horror... no nos salvamos ni de coña. Mendilibar es un bluf... y de Bilbao Txandríos, de Bilbao... Hay días que es mejor no salir de la cama.

10:44 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

De dónde sea un entrenador me la pela. Lo que hace, no. Y si este hace lo mismo que el otro indocumentado, que lleve el mismo camino.
Salud

10:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home