17 marzo 2011

Lealtad

A cada día que pasa Miguel Sanz se parece cada vez más a aquel perfume que se inventaron los de Turismo y que decían que recogía las esencias de Navarra. A saber: olía a Irati, Bardena, Viana, Barranca, Baztán, ajoarriero, pisto, magras, faria pisada de El Sadar y ese increíble Triángulo de las Pituitarias que se forma en la acera gracias a las cocinas del Otano, el Ulzama y el Marrano en San Fermín y que si te quedas quieto ahí más de 30 segundos puedes ir a Fukushima en pelotas que nada malo te ha de pasar. La última de Sanz, tras aquella histórica de malos y buenos navarros con motivo de la manifestación con Rajoy y Alli –sí, allí estaba Alli-, es la de acusar de deslealtad a Cervera por poner en entredicho el rumbo de Caja Navarra. Según se desprende de sus palabras, el sistema de valores de Sanz –o al menos el que utiliza políticamente- pasa por llamar desleal a todo aquel que considere que el camino tomado por la entidad no ha sido el correcto. Y, como de tonto no tiene un pelo, vuelve a apelar al sentimentalismo más jabarro, como también hicieran los de Turismo con aquel jabalí mascota llamado Jabarro y que se lució durante unos años como pin: “es una entidad que está en el corazón de los navarros”. Vamos, que se desprende que Cervera o no tiene corazón o no es navarro o ninguna de las dos cosas. Como de ser vasco no le puede acusar, ni tampoco de marxista, pues le acusa de madrileño, pero no de madrileño de por donde ese nido de ácratas que se juntan en San Fermín de los Navarros, no, por lo menos de Chamberí. Sanz es así, un cromosoma navarro puro, así los boquetes los tapen luego yankees o indios. Si aquí hubiera una central y una fuga y un reactor, Sanz ordenaría refrigerarlo con pacharán. Por lealtad. Por Navarra. ¡Por Tutatis, dios del pueblo!

7 Comments:

Blogger Iñaki said...

Hola, Jorge.
Revisa la situación geográfica de la iglesia de San Fermín de ls Jabarros. Está en la calle Eduardo Dato, a cien metros escasos de la plaza de Chamberí. Los jefazos del Corte Inglés lo saben de memoria.
Con cariño.

8:36 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Hola Iñaki, muchas gracias, pero creo que es evidente que la referencia no es tanto geográfica sino ideológico-castiza, ja ja. Un abrazo y gracias.

9:02 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hay buenos navarros y malos navarros, estamos cansados de oírselo. Suele coincidir con ser o no votante de UPN. Es algo burdo que como dices más que al intelecto suele aludir a las pasiones (bajas). Y esto entronca con otra realidad muy castiza, la del "buen español", o español "como Dios manda". Acuérdate de lo que decía José Antonio: "Ser español es una de las pocas cosas serias que se pueden ser en la vida". En fin, qué rastrero es todo ese falso patriotismo. Supongo que poner a familiares o allegados ideológicos en puestos a dedo de la Administración es otra condición más de los "buenos navarros".

Orundelico

11:03 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Sanz ahora va de juez o no entiende la separación de poderes (eso me cuadra más). Otra de las características para ser un buen navarro.

12:09 p. m.  
Anonymous Catetos hay en todas partes said...

Enhorabuena Nagore por señalar el palurdismo que asola esta tierra, independientemente del color del cristal con que se mire.

10:19 p. m.  
Anonymous curioso said...

Orundelico, ¿no te parece incongruente criticar a Sanz por acusar de madrileño (español) a Cervera y en el mismo párrafo decir que esa actitud es española?
Vaya retruécano.
Dicho en lenguaje más llano:
Sanz es un facha español porque acusa a Cervera de ser un facha español.

12:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Curioso: no te líes ni me tergiverses. Yo ne criticado a Sanz por llamar "español" a Sanz. Lo que me jode es ese patriotismo zafio y ramplón de Sanz, que no es diferente de otros falsos patriotismos muy comunes en el pasado de algunos políticos españoles y de muchos otros países. En UPN gustan de poner etiquetas a la gente, y expiden carnets de "buenos" y "malos" navarros. Por supuesto, a conveniencia, ellos deciden quiénes son traidores("Navarra no se vende"), y cuando un acólito puede convertirse en un antipatriota, como ahora hacen con Cervera. Y todo porque éste ha pedido que Caja Navarra informe de cómo ha llegado a la situación en la que está. Sencillamente no sé qué parámetros usa Sanz para acusar de "deslealtad" a Cervera. Tal vez el desleal sea él, pues tiene más reponsabilidad que el del PP en la situación en la que han dejado a Banca Cínica.

Orundelico

1:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home