31 marzo 2011

Lobby

Llevo toda la mañana esperando un lobby para darle un chupetón pero aquí no aparece nadie. Ha tocado el telefonillo el cartero, un par de adventistas, Michelle Pfeiffer, un tipo que pedía “25 pesetas pal autobús pa Donosti”, el autobús del PSN, pero ni rastro del lobby, así que no les he abierto a ninguno, que me tiene muy dicho mi madre que no hable con desconocidos. En cambio un lobby me vendría de perlas, porque hagas lo que hagas sales ganando. Si le ignoras, porque te demuestras aunque solo sea a ti mismo que aún te queda algún principio de los que venían dentro de los sobres de cromos. Si le escuchas, porque lo mismo lo que te dice no es del todo delictivo y hasta se puede aprovechar una pequeña idea. Y, si te avienes a hacer lo que te pide y abres la manita y la dejas como muerta, porque total la vida es corta y ya tienes para ir y volver a Donosti hasta que se seque el mar. Darte de bruces con un lobby viene a ser entonces como haberte hecho del Barça en septiembre del 2008, que no conoces el dolor y son todo ventajas. Pero no aparece nadie, se ve que evitan las calles llenas de repartidores abasteciendo el Kalimotxo Park de este fin de semana y que estarán por donde se junten mayor número de incautos por alcantarilla. De eso dicen que Bruselas tiene un ratio alto, unas 1.200 veces superior al límite establecido, casi más que la arena de Fukushima. Es la desventaja de los que son tan simpáticos, que no se acaba de discernir bien dónde empiezan la simpatía y la cortesía y dónde comienza otra cosa y van por ahí como emitiendo una radiación, los lobbys –que no han venido al mundo a hacer amistades- los detectan y se les lanzan al cuello. Y lo malo de los chupetones es que dejan una marca que cuanto más te explicas es casi peor. ¡Mira, ya ha subido la olla!


9 Comments:

Blogger P said...

Y una vez más la vieja historia de la mujer del César. A mí no me digas que si tienes auténtica integridad, a la que te ofrecen los monises los sacas a guantás del despacho y ni miras lo que te traen. Vamos, que no vas luego a hacerte el encontradizo en el bareto de turno: "Oiga, que lo suyo va bien y que guapa es la niña".
Mi rey: estos no frecuentan el kalimotxo park, que aunque les pille cerca de la sede se van pa otros sitios con más glamour. Parriba, siempre parriba.

10:01 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Pues a mí me fastidió este tema del eurodiputado.

Primero porque no me gusta nada el periodismo que pone trampas. Hacer trampas es siempre hacer trampas, y con malas artes no se consigue la verdad, solo se manipula.

Y lo segundo es consecuencia de lo primero. Si además de hacer tramas las haces mal, la víctima sale fortalecida y aquello que querías denunciar pierde valor.

Así que genial, un pan con unas tortas.

Porque los políticos habrán quedado mal, pero el retrato del periodismo de investigación es el de una mierda -que algunos consideran arte, la exponen en el MOMA y es admirada, pero eso ya es otra historia-.

12:20 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Amaiur, eso no es periodismo, directamente.

12:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Periodismo de investigación? No sé qué es eso, salvo ciertas cosas que publica Interviú (y lo digo en serio). Dicho lo cual, discrepo: no entiendo de qué manera ha podido salir fortalecido Zalba. Sus miserias han quedado definitely a la luz, yeah!

Orundelico

1:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola! Hace poco que conozco tu blog, y ya te leo a menudo.. Me lo paso pipa! Esta vez me atrevo a comentar porque conozco un poco el euro-mundillo y el mamoneo que se cuece en general por allí. Trabajé unos años en Bruselas y en relación constante con las instituciones, sobre todo la Comisión Europea, pero también algo con el Parlamento. En la primera se cuidan muy mucho de que algo pueda parecer un trato de favor y te cachean al entrar, bueno, miento, te pasan por la banda magnética y te abren las bolsas.. Pero yo cuando iba a alguna reunión (a la que ellos mismos me habían convocado) y me hacían enseñar lo que llevaba en la mochila me sentía cacheado, igualito a como me sentía en las redadas del casco... No te dejan introducir ni un triste bolígrafo que venga empaquetado, por si pudieras estar tratando que comprar a alguien.
En el Parlamento el funcionamiento es algo distinto y el chollo de ser asistente parlamentario, por ejemplo, se consigue a base de mucho esfuerzo “lobbista”. Vamos, que lo de los lobbies es pan de cada día y a todos los niveles, no sólo al de las grandes corporaciones con multimillonarios intereses.. Sino también a nivel personal.
El caso es que, lejos de estar de acuerdo con cómo hicieron las cosas los “periodistas” que le “tendieron la trampa” a este eurodiputado.. Lo que realmente me preocupa es que el Sr. Zalba no denunciara ese intento de soborno, y lejos de sacarlo a la luz, su propuesta en la comisión parlamentaria siguiera la línea de lo que le habían indicado que dijera a cambio de esos euricos. Pero vamos, qué podemos esperar si aquí cerquita seguimos teniendo en activo a ciertos impresentables a los que parece que también sale mejor hacerles un traje que invitarlos a comer...

1:25 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Gracias por tus apuntes, anónimo.

1:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tú haz la prueba: llénate la boca de polvorones e intenta decir "democracia".

Lo ves? Sólo sale "lob-by".

Orundelico again

3:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lobbyyyy, lobbaaaa, cada día te quiero más lobby-lobby, lobby-lobba!!!

4:04 p. m.  
Anonymous Asieruko said...

http://es.wikipedia.org/wiki/Lobby

3:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home