23 marzo 2011

Hola

Hola  Hoy, soy Mayall, John Mayall. No voy a presentarme a la alcaldía de Pamplona porque ya lo va a hacer mi primo Enrique y en mi familia no nos pisamos la manguera entre bomberos, a pesar de que hace años que no lo veo. Como recordarán algunos de ustedes, fui famoso hace algún tiempo, cuando la música no tenía imagen y solo era el sonido que salía de los surcos de los vinilos y cada disco era un acontecimiento en sí mismo. Pero eso fue hace mucho y ahora soy un simple y viejo bluesman que sigue girando por el mundo y tocando allá donde le invitan. En Pamplona hace siglos que no he tocado, de hecho creo que hace siglos que todo el mundo no ha tocado en Pamplona. Leo en la prensa que mi primo y su secta han abierto una oficina para estar a “pie de calle”. Yo, que tengo la espalda invertida de tanto andar, sé distinguir muy bien estar a pie de calle de estar en la calle. Estar a pie de calle es un simple asunto físico, basta con bajar tres pisos tu oficina y ponerle unas puertas. He tocado a pie de calle, rodeado de vallas, tipos de seguridad y barreras. También he tocado en la calle. Por supuesto, es mucho más incómodo esto último, pero ofrece más satisfacciones, si es que realmente estás buscando entender qué está pasando. Pero mi primo y los suyos siguen pecando de lo mismo que todos los políticos: dime de qué presumes. Como esa foto que ví ayer en la que la plana mayor del PP y del PPN pasean por la Estafeta tratando de dar a entender que se mezclan con la gente. Observen la foto: van abiertos en abanico como los de Reservoir Dogs, ocupando todo el ancho de la calle como miuras y mansos. Ahí no hay Dios que se meta en medio. Eso no es andar por la calle, es atravesarla de lado a lado. Me han dicho que Bisbal les visita en junio. Tienen ustedes lo que se merecen.

8 Comments:

Blogger P said...

Mi amor: ¡Qué sentido de la economía tocando la armónica, qué manera de hacerte mover el culo con el "room to move". Ya lo dijo su primo en una entrevista: "Ahora toca disfrutar", y los demás nos creímos que el arquitecto ya no pensaba hacer obras faraónicas para la posteridad, que le había dado por la economía e iba a tocar únicamente la flauta, de Hamelín. Oye, rey, que lo de pie de calle es momentáneo, que luego se vuelven para arriba, que lo de la proximidad no es para siempre, que desde la altura se divisa mejor y no huele tanto a pies. Es que en cuanto te bajas a la calle no es que te asalten los ciudadanos, es que hasta los políticos se te lanzan a abrazarte y, a la que te descuidas, te han dejado un propuesta de compartir listas en el bolsillo. Es lo que tiene la calle, que tiene más licenciados que las universidades y sin tanta titulitis. Fíjate el Ion Gurutze, haciendo la calle, en el buen sentido. Lo que es la vida.

1:04 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡Grande el room to move!
abrazos.

8:08 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Las últimas dos frases grandiosas. Más de lo mismo con esta gente...
Salud

9:14 a. m.  
Blogger javier said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

9:15 a. m.  
Blogger javier said...

Gran artículo, Jorge. Por cierto, Mayall sigue trabajando a pie de calle: ¡en su último concierto en SS vendía él mismo sus CDs en la entrada del teatro! Que grande.

9:18 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Javier: ¡qué fenómeno el tío!
abrazo.

9:53 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Gracias Jorge.
Hoy hace un día bonito -antes de pisar el suelo he oído el tiempo lluvioso por toda España y me he dicho, bien, hoy lucirá el sol, y así ha sido-.
Y ahora te leo y la sola frase "Por supuesto, es mucho más incómodo..." m lo confirma, hay luces entre nubarrones.
Gracias.

10:10 a. m.  
Blogger DavidP said...

Gracias por "rescatar" a uno de los mitos vivientes del blues!!!!
El artículo en la línea, de lujo.

Saludos

DavidP

1:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home