03 diciembre 2011

351


Y una mañana te despiertas y ya eres mayor. Así, a bocajarro. Y te das cuenta, lo sabes. No es cuando recuerdas la noche anterior y el primer beso, ni cuando tienes que ir a la primera boda de tus amigos, ni cuando eres tío, ni siquiera cuando a alguno de esos amigos le da por morirse –cuando eso pasa no te haces mayor. Simplemente te expandes y contemplas todo el Universo y no te gusta nada, porque es muy grande, mucho-. La mañana en la que te despiertas y sabes que ya eres mayor en mi caso pasó cuando recordé el día anterior y lo mucho que había admirado a alguien más joven que yo, profundamente, sin ninguna duda, sin ningún miedo a que eso fuera a cambiar. Me hice mayor por culpa de Patxi Puñal y no sé si perdonárselo o agradecérselo, pienso que mucho más de lo último, pero lo tengo que pensar más fríamente. Claro que admiraba y admiro a gente más joven, a muchos y muchas, pero en este caso la intensidad era brutal. Irracional, por supuesto, pero así pasó. Lo acojonante del caso es que eso a cada temporada que pasa va a más y que solo me pasa con él, tanto que una vez me lo crucé en el Iriguibel y no quise ni saludarle, no fuera a ser que se despistara, que quedaban solo cinco días para el siguiente partido. Es el único futbolista, diría que deportista, al que admiro, admirar de verdad, de verdad, de eso que dices: incluso el límite del esfuerzo y el compromiso tiene grados, ¿de dónde ha salido este tío? ¡Ah, sí! Falla pases. Correcto. Sin él habríamos bajado varias veces. Y más abajo. Escribí hace años que hay futbolistas que parece que han nacido para jugar en un club, pero que en este caso es el club el que ha sido creado para que Puñal juegue en él. Es anterior al escudo. Y admirarle es volver a ser niño. 351 es solo una cifra, la cosa es cómo. ¡A por ellos!

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Sí, lo tienes que pensar más fríamente.

8:08 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

En ello estoy.

10:07 a. m.  
Blogger Edurne said...

Olé, olé y más ole!!!!!!
me ha encantado.

11:51 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home