21 marzo 2012

Estado


30 años del Amejoramiento, 200 de la Constitución. Yo desmembraría el estado. Todos. El primero el vegetativo, siguiendo por el de schock y luego el de buena esperanza –ese solo una semana- y así con todos, hasta que no quedara ni el de sitio. Fuera estados. Eliminados los estados, los periodistas podrían dejar de escribir cosas ridículas como ‘la media estatal’, ‘campeona del Estado’ o ‘estatua batuarra’ y nadie podría decir de nadie eso de ‘lo ví en un estado lamentable’. Sin estados, no hay ridiculez. Ni aniversarios. Los aniversarios son un coñazo. Del de la constitución estatal española leí que se había convertido en un acto de apoyo al rey. Eso si no hubiese estado no hubiese pasado y el tipo se tendría que haber apoyado en su mujer, aunque quizá de no ser rey ésa no sería su mujer. La vida cambia una barbaridad por detallitos nimios, insignificantes. Como el genoma. El genoma es una cosa enana, te la encuentras de frente y ni la ves. Hay que aplicarle el microscopio. Yo voy por la calle con microscopio, para analizar si en los bares con barras ultramodernas y camareras que se acaban de comprar tres kilos de tetas y camareros que hacen pesas con las cajas de leche ésa mota de polvo que veo al lado de la botella de agua de glaciar islandés en cristal a 3,50 euros es peligrosa. Una mota de polvo en mitad del cielo tiene que ser el infierno. Ni la analizo. Me voy a los bares normales, con tantas motas que te relajas. Y hablamos de que han encontrado un grupo genómico ‘propio del área vasca y su entorno’. Con menos que esto se hace un Imperio, que es más que un Estado, digo yo. Y así en unos años tenemos aniversarios. Para gastarnos el dinero en bares ultramodernos y que un nuevo rey necesite ser apoyado. Hasta mañana. Me vuelvo a mi estado natural. Si lo encuentro.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

ya lo has encontrado: "estado de gracia"

Punset

11:51 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Yo es que me pierdo. No logro entender a aquellos, muchas veces colegas, que por alguna extraña razón de orden superior, por alguna creencia profunda, por el respeto a algún dogma, son capaces de afirmar sin sonrojarse, sin saberse catetos ni reconocerse incultos, que "el tiempo en el Estado es primaveral". De veras que no logro entender qué poderosa razón les convence para cometer semejante ordinariez de error lingüístico. Que no digan España, ni país, ni nación. A mí, plin. Pero por favor, que se abstengan de obligarme a escuchar que hoy por fin ha llovido en el Estado. Por una razón estética. Las otras me dan igual.

6:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home