07 marzo 2012

Sueños


De mayor siempre he querido ser la niña que entrega el ramo de flores a ya sea reyes o príncipes o princesas que vienen a Navarra. De toda la vida he querido ser eso. Ya les conté que en la primera visita real que hubo fui con mis hermanos y me tocaron el culo, queriendo. No mis hermanos, que esos cuando quiera, sobre todo mi hermana. Un señor mayor. Sería republicano. He dicho niña. Quiero ser la niña por eso, porque me tocó aquel señor el culo –llevaba boina, es recordar su cara y sentir pena- y me marcó, así que para esto de las flores prefiero ser niña. Elegiría yo misma el vestido y los lacitos y mi cara angelical y mis bucles de pelo y mis zapatitos –acabado en itos- de charol azul clarito y mi sonrisa y ese pudor infantil que añoro. Me acercaría por ejemplo a la Princesa, tan guapa ella y campechana y dicharachera y de hoy en día y atenta y que tantas veces se salta el protocolo –lo que ya va dentro del protocolo- y le entregaría el ramito, cogido flor a flor en los campos, y con mis manitas de uñas pulidas se lo daría, toda amorosa. Y ella me pasaría la mano por el pelo y me preguntaría a ver si las he cogido yo y qué estudio y mi nombre –Rebeca, me llamo Rebeca. O Sonsoles, porque no hay Sonlunas- y si estoy contenta y qué tal mis papas y yo le contestaría, entre mohines y risitas, con mi voz de haberme bebido hasta el agua de los charcos y fumado todas las farias que caben en un estanco: señora Princesa, le debería haber traído cardos, borriqueros, que es lo que cenamos en casa, con agua, hervidos, porque mis papás están en el paro. Con lo que nos cuesta que usted venga a coger estas flores, mis papás cenarían al menos coles un año. Pero usted siga siendo tan guapa, que es lo que cuenta. Eso sueño yo. Al menos que me dejen los sueños. Y escupiría al suelo.

7 Comments:

Anonymous Txandrios said...

¡Qué cosas!, siempre me ha gustado más la luna que el sol. Pedazo final. Ya sólo nos faltaba que el pijerío de la plebe sirviera de excusa para perpetuar la monarquia.
Salud

9:51 a. m.  
Anonymous Soyamaiur said...

Pues imagina la poca confianza que tengo en esta sociedad, no me queda ni una pizca, que no vamos a ser capaces de hacer algo, ahora que lo tenemos a huevo.

Pero ahora que la monarquía está superada, y además, se demuestra ladrona (algo que ya sabíamos: mano larga, bragueta suelta), sale el poder fálico -fáctico- número 4 y se casca un editorial ruborizante que mantiene la tesis de que se puede ser juancarlista y republicano. Es lo mismo que defender que se puede ser franquista y demócrata, pero en el primera caso cuela.

Como lo dice la voz del pueblo, la voz de los desheredados, de la progresía, de la modernidad y toda esa mierda, entonces cuela. Y todos aquellos que leen ese editorial como el que lee su Biblia se rellenan de argumentos.

No vamos a ser capaces de unirnos todos: los de derechas, los de izquierda, los de nacionalistas del centro y los de los lados, los liberales y los comunistas, los anarquistas y los apolíticos. Todos. Salir a cada una de nuestras plazas del pueblo y de manera pacífica decir a los borbones, los de apellido y los apegados, se os acabó. Fuera.

10:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sigue fumando, sigue. Por cada paquete que fumas tres personas comen en el París. ¿Demagogia? Claro.

12:00 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Hay una leve diferencia, compañero-a valiente anónimo: yo mi tabaco me lo pago de mi bolsillo (privado), firmo mis opiniones (no como tú, cagao, jajaja)y mi relación con el París la sé yo y dos personas más, que son las que cuentan.
Beso.

12:25 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

ah, y lo de cagao no se considera insulto porque dirigirse a una ánónimo es como dirigirse a la nada, ya que el anónimo puedo ser yo mismo o un amigo-a al que le digo que ponga algo. Si firmas tú, lo retiro, por supuesto. Y tampoco me puede enfadar un anónimo, a no ser que cuente infundios de otros-as o de mi.
ale, crece.

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Picón.

1:30 p. m.  
Blogger P said...

Hoy te has merecido un gran premio por alegrarme una mañana triste y un día tristón. Eres como la letanía:
Alegría de la mañana.
Salud de los enfermos.
Consuelo de los afligidos.
Gracias.

11:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home