09 noviembre 2012

Grupos


Se llegará al punto en el que a eso de las nueve de un jueves en Estafeta o un sábado en San Nicolás o casi de continuo en Navarrería vaya una cuadrilla de municipales gritando ¡no me formen grupos! y disolviendo a las cuadrillas que cuchichean planes malignos o a los que se tiran los tejos de acera a acera con miradas esquivas llenas de miedo e ilusión. Se llegará, cualquier cosa si ya no te puedes poner en tu ropa de trabajo –de tu trabajo, que, guste más o menos, esté mejor valorado o no por el resto de la sociedad que parece buscar al enemigo en casa y si me jodo yo que se jodan todos, sigue siendo un trabajo que los que lo tienen se lo han ganado con las leyes que imperaban, con el lógico porcentaje de jetas que hay en cualquier grupo- una pegatina quejándote o no puedes colgar un cartel, como si el simple hecho de tener un se supone trabajo vitalicio te impidiera sentir, expresarte o patalear –no hay por qué patalear siempre en nombre propio, hay gente buena que lo hace en nombre ajeno y en eso se juega cosas, hay gente buena, de verdad-. Esto también es más viejo que la tos: vamos a ver si logramos enfrentarlos a unos con otros y mientras se despellejan a ver por dónde salimos -si es que salimos de esta- lo más indemnes posibles. A esto le sumas que en los sindicatos de funcionarios hay cada uno y cada una que pa qué, que todos conocemos y hemos visto y sufrido a tarugos públicos –al igual que en toda cuadrilla hay un amigo que se escaquea del fondo, pero se le quiere, mientras no lo niegue- y que está la cosa que en general da terror y ya tienes la parte de jaleo, la de descrédito y la del miedo atroz a dar la cara y a perder lo que se tiene. Todo mi apoyo a los que por encima de diferencias forman grupos, ya sea para potear o para no dejarse pisotear.


4 Comments:

Anonymous Txandrios said...

De aquellos lodos estos barros.
Salud

P.D.: para no herir susceptibilidades me remito al refranero popular.

9:21 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

No seas bicho, jejeje, joe, que sabes que te 'aprecio' mogollón, pero no pasa ná por 'discutir' un día. Abrazo. Salud.

11:05 a. m.  
Anonymous Txandios said...

Sé que tengo un punto cínico y huraño imposible de disociar del resto de mi carácter. No obstante creo que todo comentario crítico hecho ayer me enriquece porque muchas veces no ves otros transfondos y tienen que mostrartelos. Salud

1:18 p. m.  
Anonymous esperanza said...

Si tienes un trabajo vitalicio puedes sentir, expresarte y patalear, pero no los edificios públicos son eso, públicos, o sea de todos y no de los señores que trabajan en ellos, por lo que no pueden adueñarse de ellos de la misma manera que un trabajador de una empresa privada no puede adueñarse del edificio en que trabaja. Ni más ni menos, como tú dices.
Se pueden manifestar, hacer caceroladas, huelgas y todo tipo de protestas en las que yo les apoyaré si son honestas y no intentan manipularme.
Pero eso no puede implicar merma en el servicio al ciudadano, no puede implicar merma en la imagen del servicio público al que representan, y no puede implicar la utilización del usuario de dicho servicio. Huelga decir que mucho menos aún si el usuario es un niño.

12:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home