27 octubre 2012

Clásica


Smoke On The Water es música clásica. Tiene ya 40 años. Eso es la antigüedad. Y la Creedence. Y Hendrix. Y Joplin. Y Canned Heat. Podríamos seguir años citando. Es música clásica. Nuestro gobierno no ha estado los últimos años soltando del orden de 4-5 millones de euros al año para pagar casi íntegros –o sin el casi- los sueldos de músicos profesionales para que las interpreten por ahí. Lo ha hecho con la música clásica clásica, que es una división que no se sabe quién hace, pero que ahí está. Hemos tenido una orquesta pública –la ONS- y nosotros sin enterarnos, algunos. Qué cosas. Me parece muy bien, pero como la incultura musical –mía también, por supuesto- no solo alcanza al Canon de Pachelbel, al Adagio de Albinoni o al Ave María de Schubert no veo por qué no tenemos también un grupazo que toque los temas de hace 50, 40 y 30 años a la gente joven que no tiene ni puta idea de quién es John Bonzo Bonham, Stu Cook, Gram Parsons, Nina Simone o Paul Simonon. Es cultura, se lo aseguro. Cultura de la buena. Bien, igual alguno tendría el pelo largo y alguna llevaría pendientes en la nariz y donde le plazca, pero es cultura. Clásica y acojonantemente buena. De hecho, ha movido al mundo, de hecho muchas de las cosas de las que ahora disfrutamos, muchos avances, muchos logros, se crearon escuchando esa música brutal. Es buena. Muy buena, escalofriantemente buena. Pero no hay dinero para eso, lo hay solo para sostener a una clase de música, dirigida a una clase de público, muy concreto, muy bien tratado, en comparación. Tampoco hemos tenido –oficialmente- escritores a sueldo, pintores, poetas, escultores –bueno, jeje-, trapecistas, humoristas o lo que sea. No. Solo ha habido para eso. Empleados públicos elegidos por dedos privados. Una puta vergüenza muy clásica.

2 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Nunca en la Historia ha habido tanta creación musical, ahora cualquier crio sabe tocar tres instrumento al menos (no como yo que soy un jodido analfabeto en ese aspecto), y nunca ha habido tanto control por parte de quien tenga ese menester en hacer ver sólo alguna música. Supongo que esto vale para otras expresiones culturales, teatro, literatura, cine (este se lleva la palma, sólo parece existir el cine yanki). Y es que semos borregos o por lo menos el pastor, además de otras cosas, es más listo que nosotros.
Salud

P.D.: ¿Cúando me firmas el libro?

2:19 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Joe, qué putada, jajaja, pq ya no doy más charlas de esas en tu pueblo (ni en ninguno, jeje), no te reconocería si te veo y mal. Manda un mail y nos apañamos. Abrazo, ánimo.

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home