27 diciembre 2012

¿A dónde?


Hará unos días me escribió un mail un periodista que no era de por aquí pidiéndome una cosa. Le contesté que lo sentía y que gracias, pero que el tema no me interesaba y que no valía yo para eso. No ha contestado. Ayer lo vi en televisión persiguiendo a dos personas con su micrófono la semana pasada. Esto es moneda muy habitual: que la gente no conteste, aunque incluso –como era el caso- esa gente sea la interesada. Supongo que a todos nos pasa y ni mucho menos crean que a mi esto me molesta, porque no conozco de nada al tipo, aunque es cierto que por educación invertí cinco minutos en contestar aquel mail. Él debía de andar más liado y no invirtió ni un segundo en poner un ‘gracias, lo entiendo’ o ‘vete a la mierda, cagao’. Digo yo que será culpa de las nuevas tecnologías, que antes tenías un fijo, quedabas con los colegas por teléfono el martes para ir de mambo el viernes y el viernes no fallaba nadie y entre medio el mundo seguía funcionando y casi nadie dejaba nada sin contestar. Ahora cada uno y una de nosotros tenemos unas filas a días casi eternas de mails, sms y muchas cosas más pendientes, la gran mayoría de ellas prescindibles. Eso es lo de menos, aunque siempre sea agradable saber que a uno le contestan las pocas veces que pide algo. A mi lo que me preocupa es que entre todo ese maremagnum de información haya mensajes importantes que por falta de tiempo ni se vean. No sé, el chico enamorado que finalmente se lanza y manda un whatsapp que ella no lee, la desesperada que pone sus últimas palabras en Facebook y todos sus contactos no lo ven porque Facebook justo esas horas se cae, el que manda un sms que hace el número 23 de entre los 71 que mañana con suerte leerá alguien. ¿Dónde coño van todas las conversaciones que no se tienen por tener tantas?

1 Comments:

Anonymous Txandrios said...

Por fortuna o no, vete a saber, con el 98% de la gente con la que quiero comunicarme lo hago en persona. El resto (Phatsapp, Facebuke...) estarán muy bien, no digo lo contrario. Pero que no se nos olvide que antes que nada son negocios que rentan muy bien a algunos.
Salud

10:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home