24 noviembre 2005


Heras

Que Heras haya sido acusado de dopaje en la última Vuelta es como si nos enteraramos de que el Padre Mundina era en realidad una cabaretera de El Molino o peor, del Bagdad, con lo caro que es. Ayer le hicieron el contraanálisis y, no sé sabe muy bien por qué, tienen que repetirlo para corroborar o no si consumió EPO. Si se confirma, Heras perderá la Vuelta después de ganarla, como le paso al gran Arroyo. Es un palo. Que uno de los grandes ídolos del ciclismo de la última década pueda ser un tramposo da que pensar y más en el caso de Heras, con esa cara de buena gente. Los aficionados al ciclismo, que no a Indurain, que no tiene nada que ver, llevan ya años sufriendo decepción tras decepción, casi tanto como los aficionados al atletismo. Que los dos deportes más auténticos estén permanentemente bajo sospecha y que los casos de dopaje ocupen más espacio que la propia actividad en sí supone una gran lacra que casi nadie sabe cómo atajar, toda vez que dejar impune el dopaje no significa sino que sólo los más poderosos podrían acceder a los productos más novedosos y así perpetuar la milenaria desigualdad social. Personalmente, no le veo ninguna salida y ya hace años que me conformo con lo que hay. Uno de los grandes placeres de la vida es levantarse un día cualquiera de julio, encender la tele a las 10 de la mañana y tragarse una etapa de ocho horas sin desviar la mirada. Eso, se mire por donde se mire, no es humano y no lo es desde que el ciclismo es ciclismo. Si inhumaran los cadáveres del 99% de los ciclistas, nos encontraríamos con casos de dopaje y eso es algo que hay que tener bien claro. Aún con ello, seguirá sin haber nada más hermoso que ver a un ciclista subir la Marie Blanque o ver a Bekele hacer la última vuelta de un 10.000 en 50 segundos.

5 Comments:

Anonymous Cabeza Mechero said...

Me cago en to. Le jodieron un tour a Pantani, cosa que no perdono, y así acabó el pobre pelón. Ahora a por Heras. Yo lo que digo, por mi que permitan que todo el mundo se ponga hasta las cejas de EPO, de autotransfusiones, y hasta de vics vaporub en las fosas nasales. Ni que esas mierdas hicieran milagros, que los resabidos que ahora se apuntan al antidopaje se metan tres kilos de EPO en el cuerpo y suban el mortirolo quince dias seguidos. A ver que les pasa. Y si quieren deportistas limpios, que retomen la romántica del deporte amateur, claro, que entonces las organizaciones de tures, giros y vueltas, ya pueden olvidarse de la pasta de la publicidad que ingresan gracias a tener a miles de barrigoncetes culo sofás, amarrados a la tele mientras disfrutan viendo sufrir a otros durante quince dias seguidos. Hay que ser gilipollas para morder la mano que te da de comer. O cínico.

1:55 p. m.  
Anonymous La mujer de Olano. said...

Aupa Chava!, y aupa Cabeza Mechero!, que bien escribe el jodido. Nagore, bien, bien, ya veo que con los años algo de ciclismo ya has aprendido.

5:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Si inhumaran los cadávares?. Desde cuándo se obtienen las pruebas a través de la inhumación?. Será EXHUMACIÓN, digo yo.

5:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Un USUARIO ANÓNIMO, purista él, dice que la expresión INHUMAR es incorrecta y que lo correcto hubiera sido decir EXHUMAR. En esto tiene razón. Este lector, estoy seguro de que pertenece a una generación ya talluda, que estudió el bachiller cuando se traducía a CICERÓN. Muy bien. Pero en defensa del columnista, he de decir que considero que al mejor escribano se le escapa un borrón, que en los periodicos poderosos existen en las plantillas "correctores de estilo", y sobre todo, lo más importante, las opiniones de NAGORE FRAUCA, en este caso, me han parecido muy atinadas. Pues eso.

8:48 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Heras es un milindris, pesetero y burlon...

10:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home