04 enero 2006


La habitación

Reflexiona, falta un día, mírate dentro. ¿Ves algo? ¿No? Yo te ayudo, para eso has venido a la consulta. Que no veas nada al principio es normal. Mira, vamos a hacer una cosa. Tú has venido porque has querido, ¿verdad? Sé que esto no se hace todos los días y que parece que no es fácil, pero te aseguro que es bien sencillo. Por eso, después de lo que me has dicho, te doy mi opinión y tú haces lo que quieras. Me dices que quieres dejarlo ya, hoy mismo, y que mañana sea un negro de verdad el que lo haga, pero que lo que no estás dispuesto es a dar la impresión de que te ha podido la presión social, que esto no es Madrid y que aquí todo el mundo te conoce y que si lo dejas va a parecer que has perdido el partido. Mira, esto no es una cuestión de victorias o derrotas. Es un error enfocarlo así. Es un error no hacer algo que crees y sientes que tienes que hacer por que con ello vas a dar el gusto a los que te critican. Y también es un error hacerlo precisamente por que te critican. Si crees y sientes que debes hacerlo, hazlo y olvídate de los demás. Que, si me permites, les zurzan. Has trabajado mucho, has disfrutado mucho también y entiendo que ver las caras de los niños es tan adictivo que sólo el que ha estado ahí puede valorar. Pero, Fernando, hazme caso, tú mismo me has dicho que ya no ves lógico, como sí lo era hace 20 o 10 o incluso 5 años, seguir así, que la vida cambia, la sociedad cambia y lo que valía ayer ya no vale hoy. Así que no sufras más, que no merece la pena. No me pases por favor un año tan malo como éste último, con ese cargo de conciencia. Haz lo que creas mejor, pero sin mirar atrás, que ya lo dijo El Maestro: “Ahora todos me miran porque abandono la habitación, cuando ni siquiera se dieron cuenta cuando entré por la puerta”.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Eres Dios.

11:46 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

sin pasarse no?

12:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sigue así. Eres el puto amo.

7:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home