05 enero 2006


La luz

Lo cierto es que viendo el jaleo que se está montando con lo de los fumadores, me lo estoy planteando muy seriamente. Qué digo planteando. Ya lo he decidido. Voy a dejar el tabaco. Pero cerca. Las anteriores veces que lo dejé, lo dejé lejos (en el estanco, en el bar de debajo de casa) y se pasa muy mal cuando decides volver, se te hacen las escaleras eternas y pa cuando llegas al estanco ya no sabes si quieres un paquete de rubio o al rubio del paquete, tal es la ansiedad. Esta vez voy a poner los flajos en algún escondrijo secreto y apuntaré en un papel el lugar por si se me olvida, que se me olvidará, y el papel lo meteré en una caja fuerte que tengo con una llave de esas ñajas. La llave la llevaré al estanco, que me la guarden ellos. Si es que ya le decían a mi madre cuando me paseaba de pequeño con el pasamontañas del revés, por respeto a los curiosos y curiosas, no se fueran a asustar, que al menos se me veía una mirada inteligente. ¡Sí, señora, no sabe usted lo que se agudiza el ingenio cuando llevas el pasamontañas del revés, con los agujeros pa ver en la nuca! Decidido esto, tengo que pensar bien el día, porque las otras 14 veces anteriores dudé mucho y eso, a la larga, se nota. Dejarlo el día de la final de la Copa no resultó, ni el 6 de julio, ni el 1 de enero, ni cuando me iban a dar los resultados del scanner. O cuando participó el gran Txuantxi en el programa de Sobera y me tenía de comodín de la llamamada. Casi le pido fuego al Sobera cuando descolgué el teléfono. Yo es que soy una persona de principios. Empiezo todo muy bien, pero no acabo nada. Pero esta vez sí, esta vez estoy tan convencido que no me lo puedo ni creer. He visto la luz. Y ya saben que “cuando ves la luz al final del túnel, es un tren. Y además, no es tuyo”.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Lo mejor de fumar no es el daño que te infringes a ti mismo sino el gusto que tiene que dar que venga una persona humana, a ser posible de sexo femenino, y que te pida fuego o incluso tabaco. Y lo dice uno que no fuma muy a su pesar. Es que el humo para adentro como que no me pasa.Para afuera de cine, oiga.
Sólamente te recordaré que el padre de mi padre murió a los ochenta y tantos. Se había fumado hasta las hojas del Heraldo de Aragón pero en el cúlmen de su Alzehimer, o como se diga, sólamente se acordaba de pedirnos un truja. Espero que le aprovechasen.
Por cierto, ¿Txuantxi es nombre masculino o femenino?

5:46 p. m.  
Anonymous luis s. said...

"el", artículo determinado Masculino-o eso me dijeron los curas-. aparte lo sé porque le conozco, pero fíjate un poquico, anónimo.
(Alguien se ha llevado el pino de Eugi; lo digo por si sabéis algo, antes de ponerme a insultar al gracioso/a/desalmado/a/guarda forestal que lo arrancó... espero que sólo lo hayan cambiado de sitio por una buena razón.)
En fin, sigue así Jorge que lo paso mu bien con tus columnas.
(05/01/2006 19:30)

7:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

aupa Luis, ya nos enteraremos o buscaremos alguna alternativa.

Txis.

8:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tú sí que sabes Jorge. Sigue así.

11:26 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home