10 marzo 2006


Tan fuertes

He dejado pasar unos días para ver si la primera impresión se atenuaba y la noticia se iba por el sumidero por el que se suelen ir la gran mayoría de las noticias, que suelen tener la importancia inversa al ruido que ocasionan o, como poco, mucho menos interés del que sentimos las personas hacia ellas. No he podido. Desde entonces hemos tenido 30 noticias del año y yo sigo pensando en un abuelo de Ochagavía que atropelló sin querer a su nieto de apenas un año y lo mató. Dice César Vallejo que “hay golpes en la vida, tan fuertes. Yo no sé!”. Puedo imaginar golpes más fuertes aún, pero no imaginar la fortaleza que habría que tener para soportarlos. Todos hemos tenido golpes en esta vida y seguramente nos quedan unos cuantos por aguantar, pero yo, sólo con pensar en este hombre, me parece que todo lo que me ha pasado o me pasará jamás alcanzará a lo que estará pasando él. La rabia, el dolor, la pena, el sentimiento de culpa, la vergüenza incluso, todas estas emociones por separado son capaces de desarmar a cualquiera, por muy fuerte que uno se crea. Pero cuando se juntan, joder, cuando se juntan tiene que ser algo por demás. Y sé que hay mucha más gente en el mundo que sufre que la que disfruta y seguramente incluso más que este hombre y durante más tiempo y por motivos aún más duros, pero, la verdad, ahora mismo sólo puedo pensar en él y escribirle esto que no le va a servir para nada pero sí para que si yo, que no soy sino uno más de los que nos quedamos acongojados pero tengo la suerte de poder decirlo aquí, puedo decirle aunque sea que nos acordamos de usted pues se lo digo. Y no crea que yo se lo digo porque sea un sentimental, qué va, que lo mismo lloro que juego al mus. Usted juegue al mus, por favor, que le quedan muchas partidas que jugar. Y que ganar.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuánto más te leo, más pienso que a veces hablas con mi voz. Gracias.

2:06 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

De verdad que muchas veces quieres decir algo y no lo dices porque no sabes espresarte.Pero hay gente que lo dice por ti.Jorge, hoy he llorado leyendote y no he jugado al mus.Muchas noticias te llegan al corazón todos los días pero esta noticia me trajo a la cabeza a mi padre que después de trabajar como un burro toda su vida ahora se dedica a darle a mi sobrino todo los besos que no nos pudo o no supo darnos a nosotros.Disfruto viendole y he pensado que pasaría si le ocurriese a el.No lo puedo imaginar y pienso en ese hombre al que me gustaría animar.Aupa.

5:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Con los ojos y el corazón en lágrimas te he leido dos veces.
Hay que decirle a ese abuelo que sea fuerte que le queremos sin conocerle.
Y tu, sigue y no cambies

5:02 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

peazo artículo, sí señor.

10:19 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Por qué dices que no eres sentimental?. ¿Qué tiene de malo ser sentimental?. Yo he leido, creo, todos tus artículos que se han publicado en esta sección. Y no estoy de acuerdo con el concepto que tienes de ti mismo.
Yo estaba seguro de que acabarías glosando esta terrible noticia, te has tomado tu tiempo y al final lo has hecho con lo mejor de tu estilo. Me viene a la memoria otra columna tuya, en la que hablabas de un MOVIL , el de tu amigo que murió en un accidente de motocicleta. Aquel día también me emocioné. ¿Cómo puedes decir que no eres un sentimental?

12:15 p. m.  
Anonymous Basilio Lacort said...

Brillante artículo

3:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Después de leer los comentarios anteriores, todos muy respetables, lo que yo creo es que eres aún mejor persona que peridista. ¡ Y eres un rato bueno escribiendo!

4:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home