26 marzo 2006


Uso el huso

¡Hala, a jugar a pala! Desde esta noche vivo en Kathmandú, más a gusto que un arbusto, comiendo bayas y hormigas gordas y con los misterios al aire. Me costó, pero entre que en la tele sólo se hablaba o de El tema o de La Jurado y ya me tenían agotao, pues he aprovechao el cambio de hora y me he pirao a Kathmandú. Total, si a las 2 nos obligaban a poner las 3, pues me he estirao un poco y he puesto las 6.45, que es el huso horario de Kathmandú. ¿Qué pasa? Vivo en la hora que me da la gana. A las 08.00 hora nepalí me he levantao y mi rival ha hecho lo mismo a las 04.15 hora peninsular. Me ha pillao con barba de dos años y recitando unos mantras. “¿Qué coño haces, que son las cuatro de la mañana? Y tápate, que vas a rayar el parqué (bueno, esto no lo ha dicho, es de mi cosecha, que soy yogui pero tengo mi ego). Y no te comas esa planta, joder, que le eché abono ayer. Me voy a la cama”. “Ve, ve, alma amiga, chiu-chiu, vendrán miles de naves, chiu-chiu”. Y he bajao a la calle. Y me han detenido. 4.000 euros de multa. Por escándalo púbico. “Cóbrese, alma amiga, la próxima vez iré al Calderón, que sale más a cuenta, pero cóbrese. Y recuerde, cada pelo está numerado, como cada grano de arena”. Y me ha metido 1.000 euros más, por plagio. Da gusto, un municipal leído. Luego se ha levantao el viento del oeste y se me han helao los cataplines, que mucha multa pero ni un triste calcetín me han dao. Y he pensao: “Son las 09.45 en Kathmandú, así que ahora mismo tiene que estar terminando de cenar la peña en Nueva York, que seguro que hay un ambientazo que te pasas”. Y he cambiao la hora y todo fardao he levantao la mano y se ha parao un taxi amarillo y le he dicho: “A la Quinta Avenida”. Menudo pedal. Muerto he llegao a casa. Joder qué día más largo. Mañana que viaje otro.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Como un cencerro, aunque muy divertido.

12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home