17 marzo 2006


¡Strike tres!

Cuando era pequeño bajaba mucho a El Soto de Burlada, con mi abuelo. Luego ya sin él, porque un día se murió y se fue al sitio donde se van los abuelos que se parecen a Henry Fonda y a Quini. Veía sobre todo los partidos de fútbol del Burladés, en casi todas sus categorías, y también las competiciones de atletismo. Recuerdo que una vez incluso llegué a ver al gran Antonio Corgos saltando longitud. Llegó en un Ford Escort blanco conducido por él mismo, se quitó el chándal, saltó 7,78 metros y se fue con sus 10 kilos de cadenas de oro a otra parte, a Barcelona, supongo, que es de donde era, Corgos. El martes volví a acercarme, no fuera a ser que la riada hubiera traído de vuelta a Corgos. O a mi abuelo. Ni rastro de ellos. Pero sí vi lo que vería un ciego: que ese campo de béisbol, donde antes estaba el campo de fútbol de tierra, es una absoluta locura estando donde está y teniendo de vecino a quien tiene. Porque ya fuera por el volumen del agua caída, por el desembalse de Eugi (no sé si los pantanos tienen obligación legal de demostrar si han abierto o no, cuándo y cuánto. Si no es así, sería lógico que sí) o por las dos, se avisara o no se avisara a tiempo (mira que avisar con las sirenas de los coches, estando, como dice mi tío, las campanas. Molestar molestan, pero para avisar son únicas) lo único cierto es que ese campo es carne de inundación y, para los vecinos de Burlada, de gasto añadido casi anual. Entiendo el deseo del equipo Arga de tener un campo semejante, e incluso del propio ayuntamiento, pero alguien les tendría que haber parado los pies y los bates. Porque a mí también me gustaría volver a ver la boina de mi abuelo y las cadenas de Corgos saltando 7,78 pero lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. Es lo que hay.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Seguramente influyó también de manera notable la fusión de la nieve en las montañas próximas. Estamos teniendo una primavera anticipada. Pero, en cualquier caso, ¡qué manía la de intentar buscar un culpable! El rio se salió de madre y volverá a salirse más pronto que tarde. El que se instala en las riberas de los rios debe saber que se expone a un riesgo. Y punto.

6:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home