24 noviembre 2007

Proceso interno

He tenido que recurrir a la foto-finish en el cajero automático. Es uno de esos que no tiene puerta y que por tanto da a la calle, con lo cual el primero que llega hace su operación. Este en concreto es uno que hay en Nueva con plaza Consistorial. Yo venía por Nueva y he visto a una pareja que llegaba por el otro lado. Ellos también me han visto a mi, han acelerado, yo también, hemos empujado nuestras tarjetas hacia delante como los ciclistas el manillar y ninguno hemos conseguido meterla –los nervios, se supone, que es la primera vez que intento meter una tarjeta en carrera-. “Para mi que he llegao yo antes”, dice él. “Al mundo igual, pero a esto no”, le contesto. “Venga, por favor, que venimos desde Estafeta y Plaza del Castillo, que estaban averiados”, replica. “Yo vengo desde Sarasate y San Miguel, que tampoco funcionaban”, le contesto. Decidimos jugárnoslo a cara o cruz. Como no tenemos monedas, usamos la tarjeta de crédito. “¿Qué eliges, banda o portada?”. La lanzamos al aire y al caer se parte. Es la suya. “Ya lo siento majo, no es tu día, tendrás que ir a la central a por otra. Será que se ha rajado antes, cuando la carrera”, le digo, y nos despedimos amigablemente. Meto la mía, espero a que de vueltas un cacharro, doy a los números, más vueltas, marco sacar dinero y la pantalla dice: operación no disponible. “¡Será cabrón, avisa antes, memo!”. Se forma un pequeño revuelo en la cola cuando se enteran que de momento no da dinero, ya que todos vienen de otros cajeros que no funcionan o que, como es habitual, están en proceso interno (mis tripas sí que están en proceso interno). Me voy a casa, me fumo las colillas y ceno restos. Eso sí, luego te cobran 15 euros de mantenimiento y se quejan de que los abuelos no usen los cajeros.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pensaba que el cajero no funcionaba porque algun salvapatrias lo habia calcinado. En fin, un saludo Jorge

8:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home