15 noviembre 2007

Temporal

83 niños de varias guarderías de Pamplona sufrieron el lunes un sarpullido, pero fue temporal. Mi sobrino Juan debió de ser uno de ellos, pero como come peor que su tío pasó mil millas del atún y está como una moto. Un tal Melendi, del que algunos rumores aseguran que canta, montó un pollo transoceánico por ir de Eristoff hasta las cartolas y el comandante del vuelo tuvo que dar la vuelta, ante la imposibilidad, francamente recomendable, de poder abrir una puerta y lanzarlo como pasto para los tiburones. Suponemos que el que dicen que canta lamentará lo ocurrido y explicará que fue un trastorno temporal por su miedo a volar. Pues vete remando, niñato pijo. Aznar llamó a Zapatero para darle las gracias por sacarle la cara, pero ese entente seguro que es temporal. El suelo de la Estación de Autobuses es horrendo y da la sensación siempre de estar sucio y poco pulido, de ahí que pueda ser que sólo sea un apaño temporal, tal y como le ocurrió al suelo de la plaza del Baluarte, aquel filón para los podólogos. Samuel Caro y compañía reparten propaganda del PSOE por las calles, confiando en que vaya pasando el temporal, aunque lo dudo, Samuel, dudo que pase, porque la memoria histórica también sirve en este caso, ¿o crees que lo vamos a olvidar? Todo es temporal desde que la Infanta que inauguró el suelo de la plaza del Baluarte se ha ido a vivir a su otra casa -¿pagan dos hipotecas?- y se ha separado de su marido, un marido temporal del que se ha separado temporalmente para una temporada. Lo que no es temporal, sino eterno, es la presencia constante de estas gentes en nuestras vidas, como si de verdad nos importara una mierda qué coño hacen. Píensenlo, las cosas realmente temporales son las importantes, porque tienen solución. Las eternas son una maldición bíblica.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Buenisimo.
Yo me acabo de separar pero si me dicen que es temporal me da algo. Con los 2000 euros que me ha costado...

1:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Todo es eterno... mientras dura, claro...

3:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home