14 noviembre 2007

Pues eso

Ya lo dijo el gran Pazos: “Lo mismo te digo una cosa que te digo la otra”. En este humilde huequito de papel pasa igual. Lo mismo que cuando se cree oportuno dar candela a los demás se da, cuando hay que dársela al propio autor, o sea yo, pues se hace y ya está, total, para dos días que vamos a vivir. Resulta que la semana pasada, al hilo de lo de Marichalar y su charla de los 3.100 euros, servidor cometió el, a mi juicio, grave error de dar por supuesto algo que no tenía que haber dado por supuesto. Esto no fue otra cosa que afirmar que Paz Prieto –prima de Álvaro de Marichalar- había sido la encargada de contratar la charla de su primo, ya que Paz era concejal de Cultura desde junio y la charla tuvo lugar en octubre y al sumar dos más dos me dio cuatro, pero ya sabemos que no siempre tiene por qué dar cuatro. Fuentes de las que me fío y perfectamente informadas –entre ellas un lector o lectora del blog, gracias- me afirman que la contratación tuvo lugar en marzo, antes de que Paz Prieto llegara al Ayuntamiento. En cuatro palabras: un error de juvenil. Así que, utilizando el mismo espacio en el que se vertió el equívoco y sólo impulsado por mi propia vergüenza, lanzo mis más sinceras disculpas a la susodicha y lamento el trance, del que no tengo disculpa ni excusa alguna porque no la hay. Al que, entonces, sí podemos achacar la llegada del navegante aventurero de los 3.100 euros es a un personaje que ya creíamos olvidado y que nos regaló grandes días de deleite que seguramente la buena de Paz jamás podrá ofrecernos: Pérez Cabañas, concejal de Cultura en marzo pasado, fue el responsable de dar el visto bueno a las charlas de Civivox. Un crack, este hombre. Y como ya he vuelto a mi ser, una pregunta: ¿si nadie controla a los concejales, qué hace la alcaldesa?

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Bien Nagore, bien. Unas cuestiones:
1. ¿Las decisiones de los concejales o concejalías resultan inabordables e irrevocables y contra ellas no se puede plantear revisión o revocación, se toman y nada más y los que vienen detrás no dicen ni mu?
2. Álvaro de Marichalar era primo de la concejala antes de contratarse la charla y lo sigue siendo ahora. ¿Dónde queda la gestión (sonrojo) ante la contratación que se le planteaba?
3. ¿Por qué se ha tardado tanto en sacar a la luz el nombre del concejal contratador y se ha tolerado el pim, pam, pum de su sustituta?
4. ¿Alguien tiene la sensación de haber metido la pata?
5. ¿UPN sigue haciendo todo lo que quiere en el Ayuntamiento? ¿Hacia dónde miran los chicos del cambio?
6. ¿Quién asesora (mejor, hunde) a la concejala Prieto para comerse semejante marrón?
7. ¿Ser concejal supone abandonar el sentido común y abrazar la exageración?
8. ¿A quién ha empatado Álvaro de Marichalar?
9. ¿Traerá la motillo acuática esa?
10. ¿Irá a la estación de Autobuses?
Saludos

10:49 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola Nagore. Suelo estar bastante en sintonía con tu columna y me divierte bastante; pero el otro día cuando leí la queja sobre las campanas del casco viejo no daba crédito a lo que estaba leyendo.
Dije, vaya hombre, otro que se nos está agilipollando y que se empieza a quejar por cualquier chorrada.
Creo que cada vez nos estamos volviendo más intransigentes y no toleramos nada. Siempre ha habido campanas y nunca le han molestado a nadie. El que haya campanas, música y ruido por la calle, solo es sinónimo de vida y a mi eso me encanta. Y te lo digo yo que vivo en el cogollo del casco viejo de Estella.
Bueno, pues eso, que no me quiero enrollar más. No seas tan quisquilloso que si no, la gente se reirá de ti. En mi pueblo(bearin), los nuevos habitantes de los chalets se quejaron el dia de las cuentas en el concejo de que las ovejas pasaban por delante de sus puertas y dejaban todo el suelo pringado de cagarrutas. La solución que se les dio fue que se fueran a vivir a otro pueblo. Que las ovejas estaban antes que ellos, hombre!!!

Calbo

2:54 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Calbo, toda la razón llevas, pero porque las campanas empiecen a sonar a las 9 tampoco pasaría nada, ¿no? Además, no te tomes al pie de la letra todos los escritos, je-je.
Saludos y gracias.

9:07 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home