19 junio 2008

En el Anaita

Poco puedo añadir al magnífico texto que ayer escribió Alicia Ezker acerca del cambio de ubicación del concierto de Dylan. Mi incondicional amor por este hombre no depende de si actúa ante 80.000 o ante 100, porque, si puedo, le seguiré hasta el fin de los veranos. Aunque me dé pena por ellos, no me hundo por el varapalo que se vayan a llevar los promotores, aunque sé que esto les apartará de jugarse el pellejo con nombres no tan comerciales o juveniles. Sé que hay muchos factores –martes, crisis, que Dylan, comercialmente, no es los Stones, ni Bruce, ni Shakira, ni Mecano- pero el que no me trago es el de los 53 euros. Sé que es caro –Bruce vende la más barata a 61-, pero no me vale que se diga que Dylan tocó hace dos años gratis en San Sebastián. Mentira. A Guipúzcoa aquello le costó 100 millones de pesetas, pagadas entre todos. Pero, sabiendo como sé que 53 euros es una cifra respetable, conozco miles de personas que viernes y sábados se van de cena a como mínimo 30 más IVA, se aplican 6 potes a 6 cada uno, se ríen y lo disfrutan. O los que se compran un pantalón de a 150 y lo lucen orgullosos. Me alegro por ellos. A mi los 53 euros de Dylan me van a alimentar el espíritu y vestir el alma durante meses y respeto mucho que cada cual se gaste su dinero cómo le pete. Pero luego que nadie se queje de que aquí no viene nadie. La calidad en la música, como en la ropa o en la comida, se paga. Lo que no se paga, no merece el honor de ser contemplado. Y otra cosa, si en otras ciudades es más barata la entrada de Dylan es muy sencillo por qué: las administraciones o entidades financieras ponen más dinero que aquí. Así de simple. Ojalá no hubiera que poner nada, pero entonces sí que no vendría ni Dios. Bueno, no, si viene, el próximo martes. Nos vemos en el Anaita.


7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Totalmente de acuerdo, Jorge. Nos quejamos siempre de todo y luego, cuando nos toca, no nos mojamos nunca nada.

11:58 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Aparte de todo lo que has dicho, acertado como siempre; cualquier otro concierto de músicos de esa categoría y menor, cuesta más de 53 euros.

Y ciertamente, si de las administraciones locales y entidades financieras dependiese, no veríamos ni uno.

Así que no queda otra, si queremos buena música, que pagar lo que piden. Insisto en que comparativamente, 53 euros no es tan caro como otros, a los que he asistido.

3:51 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡¡Ahí va!! ¿Y no lo patrocina la "banca cívica?" ¡Pero si ésos patrocinaban hasta carreras de chapas con tal de que se viera su logo!

7:46 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sinceramente a mi me da igual que no venga nadie a tocar a Navarra. Si yo estoy interesado en ver algún artista me da igual irme hasta kabul si hace falta.Lo que te guste un artista no depende de lo lejos o cerca que toque.
Y para mi es mejor que las administraciones no se mezclen con la cultura porque no podria ver a los artistas que admiro mezclados con Gobiernos, ayuntamientos, Cajas y demás...

10:49 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Al último anónimo: de acuerdo, pero ¿eres piloto de líneas aereas o de la saga Rotchild, Rockefeller o Hilton?

10:52 a. m.  
Anonymous Santi said...

Joder Jorge, yo me asustaría con tu capacidad de influencia. Leo hace pocos días tu queja sobre el adoquín santodominguero y ayer domingo desde las ocho de la mañana unos alegres y ruidosos operarios estaban a la faena en los lugares indicados.
Desde lejos y legañoso acerté a ver que llevaban tu artículo para ubicar con exactitud los lugares a reparar.
Esto debe ser el poder de la prensa.
¿podrías aplicarte con idéntico acierto a las Huertas de Aranzadi? ¿o a la conexión de Yoli con Estepona?

10:16 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

53 euros es una burrada. Lo mires por donde lo mires. Merece la pena pagar 53 o los que hagan falta para ver a Bob Dylan, pero por lo que no paso es por que se aprovechen de ello. La calidad hay que pagarla, pero no a precio elitista. Además, mirad la literatura, los mejores libros jamás escritos por 10 euros. Merecería pagar 53 euros por leer 'La Biblioteca de Babel' de Borges, y sin embrgo la puedes leer en internet sin pagar un duro. Hace falta modestia y vocación, no mercenarios.

12:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home