16 octubre 2008

Camacho

Así como la imagen que más y mejor recuerdo de Butragueño no es la de su chorra –palabra injustamente en desuso- sino la de un gol que le marcó al Cádiz, la imagen que para mí recoge la esencia de Camacho no es la de sus sobacos o la de los vendajes con los que muchas veces terminaba los partidos, ni tampoco la de su talento a la hora de marcar siempre y en todo lugar a la estrella del equipo contrario. Si la esencia de Butragueño era que cuando cogía el balón te subía la tensión a 21-8, la de Camacho está ligada a la semifinal de la Eurocopa de 1984. Ni siquiera formaba él parte del plano, pero cuando Arconada le paró a Laudrup el tercer penalti de la tanda decisiva y el árbitro ordenó repetir el lanzamiento por que pensó que Luis Miguel se había movido, una toma captada desde detrás de la puerta muestra cómo Camacho tiene que ser parado por el juez de línea para impedir que el de Cieza llegue hasta el colegiado y lo desguace. Para mí –tal vez sea muy infantil, o muy dado a quedarme en la anécdota-, éso es Camacho, el que o lo paran o llega a su objetivo. Bueno, es eso y el único capaz de decirle a un presidente que a ese vestuario de niños pijos engreídos mejor que lo entrene otro, que él no traga. Es obvio que la sola presencia de esos atributos no le hace ni mejor ni peor, ni que, con su llegada, Osasuna va a meter todo lo que tira, pero no es menos evidente que esa forma de ser casa con lo que siempre hemos sido por aquí, o al menos con lo que nos ha gustado ver en nuestros jugadores. Que luego salga mejor o peor ya dependerá de muchos factores, del mismo modo que ha pasado con el bueno de Cuco, pero yo me quedo con la ilusión de ser consciente de que, malo o bueno, en el banquillo hay alguien que, por encima del estereotipo, es y ha sido así toda su vida.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

estoy completamente de acuerdo en el tema Camacho aunque yo le recuerdo mas amargando la vida a Cruif,siendo su sombra,un juagador disciplinado que no bajaba la guardia en todo el partido y creo que sigue igual.otro dia ya te dare caña.a por cierto ya te vale de no dar un palo al agua en verano y dejarnos sin tus geniales-ironicos comentarios.agur

7:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Aunque éso va de Camacho. Otra cosa, con permiso:
Voy a dar la razón al comentario que han hecho primero, en lo que se refiere a la ausencia de tus imprescindibles "A la contra", en todo el verano.
¡Que estábamos ya con el monooo!

4:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por una vez discrepo: Camacho habría sido un buen entrenador para Osasuna hasta hace cuatro o cino años, pero no ahora. ¡Joder, que ahora tenemos jugadores con técnica y calidad! El "porcojonismo" tradicional de Osasuna me ha aburrido siempre, pero antes era su única arma, ¡¡ya no!!

9:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ziganda era un cagao. Camacho es lo que es

5:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home