14 junio 2009

Alfombras

¿Recuerdan ustedes la brasa que, completamente merecida, nos endosaron cuando Rafa Nadal empezó a ganar Roland Garros tras Roland Garros y de por medio empezó a hacerse además con todos los torneos que se le ponían por delante? ¿Recuerdan incluso que los despliegues de TVE incluían a una periodista que era ponerle el micrófono delante al de Manacor y hacérsele los ojos chiribitas? Vamos, todo muy normal y muy patrio. Como luego nos pasó con Contador, antes con Pedrosa –mi sobrino incluso se negaba a que nos dirigiéramos a él como si no se llamase Pedrosa-, décadas antes con Perico Delgado y años más tarde con Indurain, que fue bajarse de la bici y bajarse de las cunetas medio país. Ahora los máximos estandartes de esto que Zapatero y su rey del tarot sacavotos han venido a llamar deporte español –como si Nadal, Pedrosa, Perico, Indurain y tantos otros debiesen nada al deporte español más allá de a sus aficionados y, en pura lógica, a los patrocinadores que vienen detrás de ellos- ya tienen nuevo ídolo al que machacar en verano recepción tras recepción. Y no precisamente un ídolo de andar por casa o que se impone a argentinos o letones o cosas así, no, un tipo que casi con total seguridad se va a proclamar campeón de la NBA, que es algo así como el sumun de los deportes y más de los deportes que se practican en el país rey de los deportes. Así que me da que ya se pueden ir olvidando este año todo el resto de nominados al Príncipe de Asturias de los Deportes. Es curioso esto del deporte, hay gente por ahí triunfando como nadie en apuestas que de puro desconocidas y en ocasiones extremas y que no los valora ni su portero, caso de Iñurrategi, Vallejo y Zabalza en el Pilar Oeste del Makalu, a los que no les llamarán a pisar una alfombra en su vida.

4 Comments:

Blogger Hastiado said...

Por algo se coronó ZetaPé, como Napoléón, ministro de deportes. Es como lo de Urtain y franco, calcado. Además, como hoy no tiene mucho pan, que ya se lo comió en los cuatro años anteriores... doble ración de circo para compensar.

El bisbe de Barcelona se ha aliado en contra del fichaje de Cristiano Ronaldo para completar el esperpéntico cuadro de neonacional-catolicismo/alán. ¿Y cobrarlos...es igual de inmoral cobrarlos? Diría que sí... pero yo soy de un ateo que meto miedo, y de teología no sé nada, salvo que sea algo relacionado con aquel chiquillo pelirrojo y repelente de peto naranja,pero me da que no.

Qué sabio era Marx (Karl, aunque Groucho tenga mejores sentencias de aquí a Roma, ida eta vuelta) cuando afirmaba que la historia se produce como tragedia y luego se repite como farsa (poco más o menos).

4:00 p. m.  
Anonymous PRAVDA said...

Viendo la trayectoria de los premios Príncipe de Asturias, en lo que a españoles se refiere:
Induráin en 1992 (todavía no era la leyenda en que se convirtió) y Fernando Alonso (2005) por ejemplo, creo que es de justicia que recaiga en Pau Gasol, que será mediático y todo eso, pero también ha logrado una trayectoria a base de trabajo (aunque no es del todo santo de mi devoción) que se merece el reconocimiento que otros lograron con muchos menos.
Y sí, la montaña es minoritaria y poco comprendida, y creo que como religión minoritaria, tiene otros altares en los que reconocer a sus 'sacerdotes' porque al fin y al cabo, la sociedad no ve en ellos un ejemplo de superación al límite de la capacidad humana sino simplemente a unos suicidas que no son ejemplo de lo que inspiran el resto de deportes...cuestión de marketing, SIN DUDA, pero también de huida de otros valores más profundos (el logro mediante el sufrimiento, el compañerismo en el límite, la superación personal, la naturaleza y su belleza en su máxima expresión, la soledad en el desafío...bluf demasiado para una sociedad que corre en dirección contraria a todo eso.
Saludos

10:58 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Igual estás dando por hecho que a estos pisa hielos les apetece pisar alfombras. Tendrían que dar el Asturias (para lucimiento del heredero y el enorgullecimiento nacional) a alguno de estos que nombras pero para ver si hay guevos de cagarse en él y no ir a recojerlo.
Y no te metas con mi amiga y admirada Roxana Romero.
Punset.

12:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La falta de oxigeno produce daños cerebrales facilmente visibles. Todos conocemos a algun montañero que se le ha ido la pinza a Tombuctú.

8:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home