08 abril 2010

Eléctrico

Buenas, que venía yo a dar una charla sobre el coche eléctrico. ¿Empresa? Vengo del Gobierno de Navarra. ¡Ah, vale! Instituciones que se van a tirar el farol de ser los descubridores o principales impulsores del invento, pónganse en esa cola. Tiene ahí la máquina para coger el numerito. Esta cola es para empresas, consorcios, universidades, fundaciones varias, sindicatos y vividores en general y en particular. Usted podría entrar en este último apartado pero bueno, así está montao. ¿El 104 y van por el 53? No sabe usted cómo aprietan el culo los trabajadores públicos y semipúblicos desde que leyeron que a un tal Morrás le dejaron hacerse con acciones de una empresa semipública. Morrás es un fenómeno. No hace falta que lo verbalice, a la vista está. Buenas, que venía yo a dar una charla sobre el coche eléctrico. Rellene este impreso, selle esta petición, abone 60 euros. ¿60 euros para qué? Es la cuota anual del sindicato del crimen, si no la paga no entra en nuestra base de datos de “ilustres conferenciantes sobre el coche eléctrico”. ¿Tiene usted familiares o amigos en las altas esferas? No. Pues entonces no le quedan más cojones que pagar, así está montao. ¿Pero esto no es el Ministerio de Industria? Para ser experto en coches ya es usted lento, ¡eh! ¿Salen muchas charlas al año? Ha bajao algo, pero más o menos unas 8 pueden caer. ¿Sabe usted manejar el powerpoint? Me los hace mi hija. Mejor. ¿Cargo? ¿Mi número de cuenta? Digo que cuál es su cargo. ¡Ah!, soy vicepresidente y Consejero de Economía. ¿Formación? Soy Master IESE, ESADE, PROCLADE, LADE, Harvard, Connetticut y Lovaina. Pues mire usté qué bien. ¿Cuándo me llamarán? Cuando no quede más remedio.

pd: el Salón del Comic es en el Condestable, no en Baluarte, tal y como puse ayer por error, mío. Perdones.

8 Comments:

Anonymous la juani said...

Espero no tener que conducir nunca un coche electrico. Menudo truño, y seguro que caro como un ministro. Cosas de ricos.

Por cierto, ¿por que cojones nadie habla de la moto electrica? Como molaria ver a todos los suicidas moteros de Eugui con un trasto sin ruido. ¿Seguirian poniendose de cuero sado-maso?

12:34 a. m.  
Blogger Redacción LTXD said...

Seguro que Belatz y cía le perdonan lo de Condestable del Baluarte.

Nos permitimos aquí poner las reflexiones que hoy también hace Er Jimi sobre el coche eléctrico en La Txistorra.

12:14 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡¡¡Ese Jimmi!!!

12:36 p. m.  
Anonymous El Txandrios said...

Visto que nadie entra en el tema que debiera subyacer en todo esto, TAV incluído (IU, Quo vadis?); observo una buena puntualización de Jimmi en La Txistorra: el sector público (es decir, todos nosotros) pone el dinero y el sector privado se lleva las ganancias.
Salud.

12:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Los coches electricos tan cívicos han conducido mi pensamiento a una parada. A la Banca cívica.

Ma da que me da que el civismo se verá dentro de unos años cuando tres, que eran tres, traduzcan ese 1% que cívicCANmente se van a quedar previo al trueque de caja a BANCO.

Esto huele remal, hay que seguir el rasto y afilar el olfato.

3:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Siempre sospeché de aquel juego, "Bagia Morrás", creo que se llamaba. Pero por lo visto funciona: multiplica los billetes.

3:32 p. m.  
Anonymous Fredi said...

Este desarrollo del coche eléctrico podía haber sucedido tecnológicamente hace una veintena de años, pero distintos lobbies lo frenaron (como casi siempre que el desarrollo pueda suponer un cambio socioestructural). Ahora evidentemente, surgirán un sinfín de trepas que se querrán hacer de oro con la oportunidad. Y digo trepas, porque su ética y su esfuerzo no serán muy considerables...
El caso es que a mí la idea me convence: medioambientalmente más sostenible, mejor para no despilfarrar energía como lo hace la red en la actualidad por las diferencias entre oferta y demanda, y una opción económica de futuro. Trepas siempre va a haber...
Lo de las subvenciones es otra historia. Con nuestro dinero público se primó hace unos meses que nos compráramos coches, no fuera que la crisis afectara a las superindustrias automovilísticas, ¿No hubiera sido mejor enfocar esas ayudas al desarrollo de algo nuevo y mejor como el coche eléctrico? Igual era pedir demasiado a Sanz & cia., con lo orgullosos que se sentían de su idea... Lástima que esa vez Esteban Morrás no les hubiera tomado el pelo otra vez, porque la "magia Morrás" por lo menos seguía una linea sostenible y de apuesta por el coche eléctrico. Si les hubiera engañado también en esto...

10:32 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

¡¡¡Grande Fredi!!!

11:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home