31 marzo 2010

Nada nuevo

Le leo al nuevo mando de la CEN declarar que hay “recuperar los valores laicos”. Entre otros cita el esfuerzo, la satisfacción del trabajo bien hecho y querer ser el mejor. Pues lo tiene usted fácil, monte una reunión con brokers, directores de bancos y cajas, gestores de fondos de inversión radioactivos, asesores de Sicavs y alguna que otra especie animal más y les explica esos dos primeros valores. Digo a esos porque si va usted al turno de noche de las fábricas a hablarles de que recuperen el concepto de esfuerzo le van a aplicar con razón el extintor en la cabeza. Lo mismo hará el profesional que mete 12 o 13 horas ya sea en una oficina pequeña, en la calle o de reunión en reunión. El tercer valor no hace falta que se lo explique a esos piezas porque ha sido precisamente el tercer valor que usted presupone laico –cuánto daño han hecho los libros de éxito empresarial- el que nos ha traído hasta aquí, porque ese concepto chorra de “el mejor” es muy amplío y para muchos, la gran mayoría, ha consistido y consiste en ganar 12 trabajando 1 aunque eso suponga tanto una injusticia social y laica flagrante como un peligro descomunal. Ya, ya sé que hay empresarios buenos, sensatos y normales. Pero de los buenos no hay que preocuparse, sí ocuparse, porque para eso son buenos, ¿no? Hay que ir a los otros, compañero Sarriá. También dice usted que a los niños hay que volver a enseñarles la importancia de querer ser el mejor. La misma mierda de siempre. La vida no es una carrera de 60 vallas. Es otra de 3.000 obstáculos y uno de los principales que antes o después se acaba saltando es precisamente el de darse cuenta de que “querer ser el mejor” es la mayor bobada de la historia, un puto regalo envenenado que una generación deja a la siguiente para frustrarla. El mejor, anda ya.

20 Comments:

Anonymous pueblico said...

Que es CEN?

2:44 a. m.  
Blogger el náuGrafo said...

No obstante, esta es de tus mejores entradas que he leído hace tiempo.

; )

*Pueblico: Confederación de Empresarios de Navarra

9:18 a. m.  
Blogger amaiur said...

Suscribiendo lo leído, para mí, el problema de los trabajadores de este país no son los empresarios, son los jefecillos de medio pelo.


Los empresarios (los de verdad, que no son brokers y demás chupaesfuerzosajenos) tendrán su culpa, como la tendremos los trabajadores, pero los que no tienen disculpa son los mediocres, y esos, siempre están un escalón más arriba del que deberían estar (y les viene grande el traje).


Os invito a leer a Marías. Su explicación es inmejorable:
http://javiermarias.es/wordpressblog/index.php/2009/07/05/la-zona-fantasma-5-de-julio-de-2009-caricatura-del-jefe-espanol-o-no-tanto/

9:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encantas!!! Sabes decir esas cosas en plan "casual" pero dando en la diana, claro, llano y con un punto de chispa. Además eres el que más caña mete.

Me enganchas George!!! Sigue así.

9:51 a. m.  
Anonymous Israeliko said...

Lo más curioso es que en estos tiempos (justo en estos) esa idea de la salvaje competitividad individual en el trabajo parecía haber quedado obsoleta. Al menos, en términos del tipo "debes ser el mejor".

Cierto, demasiados libros de éxito empresarial, demasiado ejecutivo queriendo escalar aunque el estribo donde apoye el pie sea de carne y hueso, demasiado aprendiz de "American Psycho".

La verdad es que no creía que quedara nadie que postulara ese "valor laico", con la que está cayendo.

Al menos en voz alta.

11:06 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tiene razón amaiur, lo malo no es ser el mejor sino llegar arriba sin mérito ni capacidad, sólo a base de trepar y de aprovecharse del prójimo. Ojalá hubiera más "mejores" y menos espabilados en los puestos de poder.

1:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo no quiero ser el Mejor, que para eso ya está Robert Redford en una gran peli de ese deporte yanki que no hay forma de saber cómo se juega.
Yo lo que siento es que me tocasen siempre unos Reyes Magos disléxicos, y que se empeñasen en dejarme todos los años una caja de Magia Borrás. Si en vez de eso hubiesen acertado y me hubiesen puesto una caja de Bagia Morrás, ahora podría sacar 42 millones de euros de la chistera cada vez que me apeteciera, y no esta mierda de conejo mixomatoso.

3:52 p. m.  
Anonymous Labrit said...

Yo no quiero ser el Mejor, que para eso ya está Robert Redford en una gran peli de ese deporte yanki que no hay forma de saber cómo se juega.
Yo lo que siento es que me tocasen siempre unos Reyes Magos disléxicos, y que se empeñasen en dejarme todos los años una caja de Magia Borrás. Si en vez de eso hubiesen acertado y me hubiesen puesto una caja de Bagia Morrás, ahora podría sacar 42 millones de euros de la chistera cada vez que me apeteciera, y no esta mierda de conejo mixomatoso.

3:53 p. m.  
Anonymous Labrit said...

Ups.
Lo siento, Jorge. Me ha salido repetido el comentario.

3:54 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

hasta cuando los repites no repiten, Labrit.

4:06 p. m.  
Anonymous El Txandrios said...

Competitividad: conjunto de estacas en el que te ensartas cuando te caes de la cuerda floja de la vida.
Cooperación: red de nudos que te recoje cuando te caes de la curda floja de la vida.
Empresario sin escrupulos: el que te empuja para que te caigas y de la energía de la caída sacar su provecho.
Empresario con escrúpulos: especie a extinguir.
Salud.

4:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hoy, amigo Jorge, has estado muy desacertado. No sé si tienes muchos seguidores como yo, que estoy casi seguro de no haber perdido ni uno solo de tus artículos, desde el primero, cuando arrancaste con una declaración de principios, en la que establecías que "A LA CONTRA" no tenía necesariamente que coincidir con tu personal opinión.

Alo largo de estos años, con tus escritos me he emocionado, me he irritado y me has hecho reir...Creo que eres un periodista informado, inteligente y punzante. Pero hoy te has pasado varios pueblos.

José Antonio Sarriá apenas ha aterrizado en su nuevo cometido y ya lo estás calificando. En los tres valores laicos que criticas , yo he crído siempre.Por supuesto que no he conseguido ser el mejor en nada, pero esto no me ha amargado. Me he conformado con lo conseguido y, ya setentón, vivo en paz conmigo mismo y con los demás.

Me hablas del turno de noche. Yo he conocido a muchos trabajadores del turno de noche, responsables de una máquina o de una escoba, que han vivido como propios esos tres principios. Y se han acomodado con lo que han ido consiguiendo. Otros, amargados, envidiosos.. han sido una pesadilla para sus jefes. (¿Mediocres?)


Pero esto es la vida misma.Las personas tienes capacidades muy distintas. La sociedad se ha ido organizando a lo largo de los siglos con muchas convulsiones y actualmente tenemos unas reglas, por supuesto mejorables. Pero no sé yo si esto se arregla con gasolina.

Lo siento Jorge. No he podido evitarlo. Ahora me "calzo" el chubasquero para capear lo que me va a caer por parte de los que te jalean.

Un abrazo.

5:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

anonimo 5.33. Gomirrita, eres un gomorrita!!!!

5:49 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

anónimo de las 5.33, menos mal que está usté ahí, me he emocionado: joder, JI, pensaba que te habías ido a Benidorm. Este texto sobre Sarriá -en realidad sobre tres palabras suyas- está casi más hecho pensando en su reacción -la suya de usté, no la de Sarriá- habida cuenta de que ya hace tiempo un comentario suyo acerca de un tink tank de ésos me puso sobre la pista de que usté y el susodicho se profesaban simpatías. Como ves, tengo muy mala leche y mucha memoria, ja-ja. No se lo tome todo al pie de la letra, precisamente usté, que ya leyó el acta fundacional de la juerga ésta. Tampoco lo del turno de noche, que no creo en las odas postsoviéticas. Pero, sinceramente, el textito de hoy es naif del todo con respecto a Sarriá, de la misma manera que sus primeras palabras, que no aportan completamente nada a lo ya conocido por aquí. Si eso es bueno o malo o para quien es bueno o malo se irá viendo con el tiempo, como con todo. Yo también creo con matices en esos tres valores laicos, aunque para decir "ser el mejor" es mucho más fácil decir, a mi poco juicio, "capacidad de superacion". eso de ser "el mejor" tiene un tufo a padre viendo al niño jugar al tenis que asusta. Asusta porque he visto cada uno... Y quien dice tenis dice en sus estudios y en su vida. Dicho esto, estamos aquí por lo que estamos, no porque todos los trabajadores sin excepción hasta agosto de 2008 y todos los empresarios sin excepcion hasta agosto de 2008 fueran unos mantas sin valores. Pero sobre por qué estamos aquí Sarriá pasó de puntillas y cargó más paquete sobre lo que hay que hacer, lo que es lógico dado su cargo. Pero tanta condesdencia con los pirómanos, aunque no sea efectiva, jode. Porque aquí la gasolina la han usado otros, JI, otros, desde hace mucho. Una gasolina incolora y hasta de buen sabor. Los demás ni tosemos.
Saludos y abrazos y menos mal que no te has ido a Benidorm.

6:13 p. m.  
Anonymous El Txandrios said...

¿Trabajar de noche para hacer cosas?. De noche sanitarios, policías; urgencias varias, vamos. El resto, o dormir o juerga. Cada uno que elija. Estamos alienaus, ¿o qué?.
Salud.

6:32 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

Tú Txandríos lo que eres es un menchevique. O peor: un anarquista. ¿Tú no sabes que practicamente el 99% de los consejos de administración tienen lugar a las 4 de la mañana, con pausa pa churros? ¿no sabes que ellos son los primeros que cunden con el ejemplo y que sus empresas según ellos tienen que producir más para por tanto ser más competitivos para por tanto subsistir y por tanto hay que cambiar el biorritmo de la población, con lo sano que eso es, ellos son los primeros que trabajan de noche y duermen de día? Pues ya lo sabes. ¿no les ves la ojeras y la carapijama que tienen?

6:58 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

y para joder más, los turnos semanales, para cuando se han acostumbrado algo volver a empezar de cero. ¡Qué invento eh!

7:00 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

porque además de noche es cuando cn más claridad se piensa y se toman las decisiones.

7:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pobres repartidores de diarios. Para lo que hay que leer. Gomorrita txandrios tambien.

7:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hace un tiempo la Universidad de Navarra anunció la creación de unas cátedras destinadas a ayudar a los jóvenes emprendedores. "¡Caramba, por fin los del Opus van a hacer algo por esos muchachos que arriesgan su vida en pateras para llegar aauí", pensé ilusamente. Resulta que en realidad se referían a empresarios, pero por lo visto la palabreja tiene connotaciones negativas que intentan eliminar, y se han sacado de la chistera lo de "emprendedores". A mí no me ofende que me llamen "currela" o peón, creo que es dignísimo, y desde luego me considero un emprendedor, aunque no un empresario. Toda esta chapa viene porque fue en la Universidad de Navarra donde nos machacaban con esa mierda de "ser los mejores", aunque luego vimos cómo a algunos de los mejores, pero que no eran de su cuerda, les daban una discreta patada en el culo. Ya se sabe, la santificación a través del trabajo, pero del trabajo "bien remunerado". A ver lo que dura la CEN en cambiar lo de "empresarios" por "emprendedores".

Tatu

4:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home