05 junio 2010

Profundo

Estoy feliz. Corpas ha encontrado unos restos –bueno, los arqueólogos, que Corpas estaría en San Donato- de no sé qué puñetero rey o alférez o algún matarife de ésos de los que tantos dio la historia y ya está más contento que Mariló Montero escribiendo artículos sobre el Olentzero. Le vi a Corpas en la televisión explicándole al micrófono –id inmediatamente a Estella, que Corpas ha llamado que han encontrado no sé qué cojones de unos huesos y nos va en ello la subvención- en plan sir Richard Attenborough quién era el palomo en cuestión y no sé qué de la sacristía y no sé qué de era un gran día para Navarra y los navarros y, una vez más, pensé: de todos los tarugos que en el mundo son, nos tenía que caer justo éste. Pero en seguida se me pasó, por que, la verdad, a Corpas le brillaba la barba, parecía como si le hubiese atravesado un haz de luz de ésos que dicen que entran en según qué catedrales por las vidrieras para no sé qué de la iluminación espiritual, vamos, una versión antigua de lo que ahora hacen en Marengo. Estaba menos taciturno de lo habitual, cierto, aguanté sin dormirme al menos un minuto. Luego esa misma tarde lo vi de lejos en un acto de homenaje a las victimas del terrorismo –había más políticos que ciudadanos, lo que suele pasar cuando hay mucha publicidad- y vi cómo se acercaba a susurrarle algo al presidente Sanz y como éste asentía: Miguel. Dime. Vamos a tener que hacer otro museo. Y una hostia vamos a hacer. Es que es en Estella, jó. Ni harto de Brugal. Luego ya empezó el acto, se dieron de codazos la gran mayoría para estar en primera fila y su barba se me fue del campo visual. No sé cómo habría acabado la cosa, pero les aseguro que la cara de Sanz cuando se acercó Corpas era de un profundo aburrimiento, pero profundo profundo. Ya somos dos.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esta semana estas inspirado majo!! plas plas

8:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que malo malísimo es Corpas. Está bien la columna. Pero ya van varias repitiendo la misma idea, sin otro contenido que el puro desahogo superficial ¿no crees?

Fdo.: Corpas's fan

6:47 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

los desahogos superficiales forman parte de la vida, si quieres algo más por un euro -en tu caso gratis, ja ja- lee a Tolstoi. Mejor, compra La maleta, de Sergei Dovlatov.
Saludos.

7:29 p. m.  
Blogger LUISGUI said...

Yo creo que Corpas le estaba pidiendo un helipuerto en el Departamento de Cultura...

8:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home