23 mayo 2010

Señor

Posiblemente –qué digo posiblemente, seguro- Javier Krahe es la persona que más admiro de este planeta. Digo persona, porque artista tengo dos que están por delante, pero sólo dos. De entre las personas que no conozco personalmente –que diría el Catare de Montalbano-, es Krahe la que siempre tendrá mi más plena y absoluta admiración vital, aquella a la que me querría parecer de mayor, si es que Krahe es mayor, que no. Krahe es la persona más inteligente a la que he oído hablar, si por inteligente entendemos aquel que es capaz de utilizar su talento para hacer disfrutar y pensar al prójimo, trabajar lo menos posible, necesitar lo menos posible y tirar con eso infinitamente más contento y pleno que si se tuviese todo lo que en teoría ofrece lo material. Krahe –lean su biografía, vean el documental que se le dedicó- es –sin discusión- un genio, muy por encima de otros compañeros que han hecho fama y dinero a espuertas sin alcanzar ni de lejos su capacidad como letrista –esto lo dice Sabina, no yo, reconociendo lo evidente-. Me crucé con él hará ocho años en un pueblito de Cádiz donde tiene una casa y, lógicamente, no le dije nada, porque lo mismo le molestaba mientras pensaba un verso. Se perdió en la noche, flaco y elegante, rumbo a donde quiera que vayan los genios a rumiar sus versos. Unos cuantos revenidos de la vida le han puesto una demanda por cocinar un cristo en 1978 y el fiscal le pide 192.000 euros. Yo 192.000 euros ni los he visto ni los veré nunca, pero si me dicen un número de cuenta donde haya que ingresar lo que me alcance, estaré encantado de la vida de que su altísima no tenga que andar preocupándose de tonterías como el dinero, como no tendrían que preocuparse por él los pocos y escasos genios totales que nos quedan. A sus cansados pies, señor.

18 Comments:

Blogger P said...

Oye mi amor: si sabes del número de la cuenta esa, que lo des, que yo pongo una parte de los gananciales y al que no le guste, ya sabe. Y mi amor, que también estoy dispuesta a donar mis órganos al museo de sanfermines, mi cuerpo no, que está pellejo y ajado, por el sol no creas, pero los órganos, no los internos que están también muy trabajaus y trasegaus, pero los externos, ay los externos, subiría la afluencia de visitantes y la taquilla con el "sold out" colgado, para extasiarse y admirarse, que no iban a hacer falta subvenciones para mantenerse. Moldestia a parte.

3:06 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

mucho amor, ja ja. En cuanto me entere del nº te aviso.
aiooo.

4:12 p. m.  
Blogger P said...

Sí, lo confesaré, ya que la gamba del vermú me ha sentado mal: Mi chirri ha hecho más por las buenas relaciones con el país vasco francés que todos los jumelages políticos juntos. En el Iruña he desarrollado mis artes diplomáticas toda una vida y mis órganos exteriores incorruptos merecen una urna en ese museo para admiración del mundo. Viva Krahe.

4:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Lo órganos externos que son, las tetas?

9:01 p. m.  
Blogger P said...

Suelen ser eléctricos, ya que los internos, llenos de tubos, acostumbran a estar fijos.

9:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Eléctrcos... entonces es el movil fijo, o unas tetas lumínicas como un árbol de navidad. ¿De corporación dermotetica o de Ibertrola?

10:30 p. m.  
Blogger P said...

Hay otros artilugios vibrantes que van a pillas.

10:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Los transistores que de toda la vida de Dios se han dejado bajo la almohada.

11:54 p. m.  
Anonymous Israeliko said...

En cierta ocasión escuché quejarse a un admirado músico cuando alguien le tildó de genio, pues así se daba a entender -según el "ofendido"-, que el éxito le llegaba sólo a través del talento y no del trabajo duro.

Krahe es un genio. Sin miedo a interpretaciones. No sé si tiene éxito (para él, creo que sí, así que sí), pero es un puto genio.

Algunos colectivos hay que ver lo lenticos de reflejos que son para esto de las denuncias y querellas. El corto (una chorrada mayúscula, de escasa gracia, al menos con una óptica actual) es del año 78. A Fermín Muguruza le denunciaron hace poquitos años por la canción "Sarri, Sarri", de Kortatu, que es del 85. Así que no nos quejemos cuando la iglesia pide perdón por actuaciones habidas un siglo antes (como poco).

Y escuchar a ese Krahe cantar, o contar, o recitar, o lo que diablos haga, las canciones que va decidiendo sobre la marcha... Un genio.

3:34 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Para que los de menos de 40 años nos enteremos de quién es ese tío. ¿A qué se dedica o ha dedicado Krahe? ¿Hace cuanto que ya no se dedida a lo que se dedicó? No lo tengo clasificado muy bien.

Lo del akelarre sabatino es porque el abuelo cumple años hoy. Vale, vale. Lo acabo de pillar. 69, otro viejales. Menudo geriátrico.

7:55 a. m.  
Blogger jorgenagore said...

Para el que tiene menos de 40, Krahe se sigue dedicando a lo de siempre: componer, cantar y vivir, a la inversa de ese orden natural, que diría aquel mítico concejal del PSN. Y yes, el akelarre era, entre otras cosas, para eso, aunque también para darnos unos cuantos achuchones.
saludos.

pd: Israeliko, ¡¡¡grande!!!

8:49 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que grande Catarella!! ¿Es usted personalmente, en persona? ja,ja

10:52 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

A israeliko, la cita es de Pablo Sarasate y dice "He practicado catorce horas al día durante treinta y cinco años; y ahora me llaman génio." Y es una apología al trabajo. El talento es la excusa de los vagos como la suerte la es de los mediocres; esto es mío.
Me encanta esta Mierdademokracia, en la cual, lo sagrado es lo mío y lo del vecino es opinable. Y así nos va.
Salud

1:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A alguien en pamplona le han tocado en la primitiva 6 millones de euros. ¿Talento, trabajo, suerte?

4:25 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Probabilidad, hermano lobo, eso es probabilidad (muy poca por cierto).
Salud

5:10 p. m.  
Blogger ElPez said...

Es simplemente increíble ese artículo 525 del Código Penal, la excusa de los cristofascistas para intentar impedir la libertad de expresión. La blasfemia entra dentro del derecho de expresión, y hay que cagarse mucho en Dios... cada día un par de veces antes de las comidas.

7:36 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Forges Nagore:
Juro por todo lo sacrílego que ayer mismo ví a Javier Krahe en el Paseo del Prado de Madrid.
Le ví venir de frente,
me acordé de tu artículo,
me dio la risa,
se me quedó mirando.
Al contrario que tu especulación, mi imaginación quiere creer que le inspiré una canción sobre un tipo bienhumorado y risueño. Permanezcan atentos a sus vinilos. Saludos. Santi.

7:40 p. m.  
Blogger jorgenagore said...

haberlo besau con lengua, tímido, más que tímido.
Un abrazo, Santi, nos vemos.

10:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home