05 septiembre 2010


Esperando

No sé ustedes, pero yo ya no sé si los que se están reuniendo son EA con Batzarre, el PNV con el polo soberanista, el polo norte con el glaciar ártico o Batasuna con el filial del Gavá. Me da que estoy metido en un bucle y que así pasen los años no me voy a terminar de enterar nunca del todo bien quién es quién y a qué coño se dedican, aunque vueltas ya dan. Eso sí, sé que Tomas Gómez no es de ninguno de esos polos y que Trinidad Jiménez, en cambio, sí, del polo de los que le chupan el culo a Zapatero, que ya son ganas. Trinidad Jiménez es de ésas políticas que la veo y cambio de canal, aunque no tan rápido como con Leyre Pajín, que está en Cuba, donde el viernes habló Fidel. Lo dicho, un bucle. O una pesadilla. Sólo de imaginarme un posible futuro en el que se midan Esperanza Aguirre y Trinidad me pongo malo, pero malo físicamente. Si esto sucediese en Cádiz, no nos enteraríamos, porque las televisiones nacionales no emiten desde Cádiz, pero como está pasando en Madrid hemos tenido Trini-Tomás todo el verano. Y lo que nos queda. Así que por otra parte entiendo que los del polo de limón quieran independizarse –porque es lo que quieren, ¿no?-, aunque yo no le veo mucha diferencia, porque entonces nos tendríamos que tragar otras disputas ahora pequeñas multiplicadas por 10. Así que he llegado a la conclusión de que la única y exclusiva culpa de esto la tienen –tenemos- los medios de comunicación, que le endosamos al ciudadano un menú infumable que le importa un higo y que no sólo no le importa sino que además le repele. Yo, por ejemplo, que reconozco mi lado masoca, llevo todo el verano sin echarme al garganchón unas declaraciones del Señor Cangrejo y aunque me cueste he de decir que me encuentro como mucho más ligero y ufano, a la espera de que lo descongelen.

15 Comments:

Blogger P said...

Oye mi amor, muy acertau con el cangrejo, va y sale pidiendo que le dan algo: ¡pero por Dios darme un papel que no tengo ná, darme un papel pa poderos votar, que yo os apoyo, que yo soy vuestro, que me haceis de fufrir, sufrir por esto!.
Esto acompañado de palmas, guitarra y cajón flamenco queda muy propio. Ansí a de palo de seco, ya comprendo que no. Probar, probar a darle rrrrrrrrrrrrrritmo.

7:51 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Cangrehus habemus. Yo sigo llamándole el siliconas, me pone más... de mala hostia, aclaro. A alguno las peñas parace que le joden pero que la navarridad imperante te saque a porrazos por exhibir una bandera o trapo o pañuelo de mocos (me importa un bledo como lo mireís) eso es democracia pura y dura (sobretodo dura). Como la del Siliconas de auto proclamarse DIOS de todos lo sociatas. Anónimo que se te ve el plumón!.
Salud

10:54 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Txandríos, has vuelto de un críptico que acojona, pero haremos lo que se pueda. Ya me explicarás lo de la silicona que no lo pillo.

Al lío. Intentar meter un pancartón de aita y muy jauna gure en mitad del chupinazo es peligroso. Lo mires por donde lo mires tapar a tanta marabunta con un trapo seguro, lo que se dice seguro no es, que además sea una icurriña y que te muelan a palos por no querer ceder y aquí están mis cojones, allá ellos: los unos y los otros. No estoy de acuerdo ni con los unos ni con los palos de los otros. Hace falta ser un poco cortico para pretender instrumentalizar a una masa que no está ahí por ti, con algo que solo tú quieres, poniendo en peligro a todos, y esperar que te dejen. Si quieres estar a cubierto vete al gusano loco.

Me asalta, a mano armada y con capucha de brillantina, una duda: ¿tú has estado en mitad de esa plaza un 6 de julio a las doce menos diez? Si la respuesta es sí, estás como una cabra de las de la autovía de la Barranca; si es no, te recomiendo que lo intentes para que conozcas el cristo que es eso.

Y no te hagas el mártir, hombre, si tenéis polo nuevo, el patartapalo, de mico. JAJAJA... Muy de mico.

12:48 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿la navarridad imperante? Ese Txandríos no ha estado últimamente en la plaza consisitorial en el chupinazo, como bien dice el anónimo de las 12:48.
Pero yo sí estuve hace años y también le tuve que pisar el palo a un gilipollas que me tapaba el reloj de la casa consistorial justo 5 minutos antes del chupinazo, y no sé si era ikurriña, senyera o publicidad de vodafone,

8:39 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Hace año y medio un juez no federal absolvio a un yanky por quemar la bandera de los USA (eso si que son cojones, con lo patriteros que son y en su propio país) aduciendo que la libertad del individuo está por encima de pijotadas como un trapo. Clase majistral de democracia. Y la navarridad imperante de los Simones, Barcinas, Jimémez y demás a años luz.
Salud.

P.D.: Y el que se mete al txupinazo ya sabe a dónde va, no me vengaís ahora llorando cuales mocosetes de 13 años.

9:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Claro que sabe a dónde va, cosa que tú Txandríos, parece que no sabes. Cubrir a esa mole de cabezas, con ese ya de por sí aire irrespirable, para que el cozcor y el nerviosismo aumente, es de chalados.

En cuanto a trapos, tu grey no es precisamente un ejemplo de pasar de ellos, tan es así, que en Pamplona por primera vez que yo conozca cuelgan banderas españolas, pocas pero alguna se veían, y hay gente que sale con camisetas de la selección de futbol y se monta la de dios es cristo, o recristo, porque rompen con la uniformidad de la bicrucífera peneuvera y vizcaína y de la zamarra de Astore verde, que te quiero verde, color que todo el mundo sabe qué significaba en Lorca; esa que no juega partidos porque no se ponen de acuerdo ni de cómo se tiene que llamar.

10:48 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

Un trapo de 50 x 50 (cm claro está) no tapa a nadie, o ¿no vistes las fotos?. Y dime tú de que grey soy, porque yo no lo sé.
A mi me parece muy bien las camisetas españolas por dónde sea tanto como las alemanas, francesas y escocesas.
Pero no despistes, ya ves que a tus amigos el gastarse el dinero de todos en sus trapicheos les parece de "broma". Vamos, como cuando el caudillo. Que por cierto siguen sin condenarlo. Ley de partidos ya para UPPN!!!
Salud

11:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Txandríos y el problema con la realidad: un caso práctico. El icurriñón que querían meter en mitad de la plaza no tenñia 50 cm de lado.

Ya sé por qué aparcas mal...

12:01 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

¿Ande quieres que te mande la afoto de los secretas (policias de incosnito) dándole a un mocete de rojo con una ikurriña doblada como un pañuelo de mocos?. Dime majetón.
Salud

12:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Txandríos, de verdad, te pongas como te pongas lo que querían meter en mitad de la plaza era un pedazo de sabanón de unos cuantos metros cuadrados. Una fachería como otra cualquiera, dicho sea de paso, que con esas dimensiones descomunales y con alcohol de por medio si alguien, por ejemplo, le hubiera dado lumbre, imagínate el salchucho, o los muertos en esa plaza y a esa hora.

1:10 p. m.  
Anonymous Txandrios said...

Sé la bandera que dices y es imposible no verla. No hablo de esa y no te creas que velaban por la salud y seguridad de nadie. Hablo de unas cuantas más pequeñas y silenciadas de la misma fascinerosa forma. Los que guardan de nuestras dalud son médicos y enfermeras, por la seguridad de las ideas de unos pocos, esta pasma.
Salud

1:57 p. m.  
Blogger P said...

¿Ves mi amor la que has liado en los comentarios, por ese empeño tuyo de meterte con banderas y cohetes? A ver si aprendes de qué escribes. Es que no se puede contigo.

10:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Txandríos, esto sí que es amor a la bandera. JAJAJA... ¿¿Falta alguna??

Nueve, con un par. Menudo fachón.

1:08 a. m.  
Anonymous Txandrios said...

A él si que le falta algo. Pero a lo que voy yo es que pensemos lo que pensemos, nadie puede menoscabar el derecho a llevar lo que te plazca. Y si lo hacen tiene un nombre desde los tiempos más remotos: totalitarismo.
Salud

9:09 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues para no dejar llevar la ikurriña, qué mal se emplean en ese menester en Pamplona, y ni te cuento en Sanfermines, con toda la bilbainada, con tres o cuatro ikurriñas por cabeza o por chapela (calada de forma chusca, toda hacia adelante) que desembarca como si esto fuera tierra conquistada o uno de esos barrios cutres de Bilbao (qué feo es Bilbao, la madre del cuto, por cierto. Indautxu es un dolor de muelas, más que Bidebieta, en Guipuchiland, que ya es decir).

10:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home